Hoy descubrimos… Carcassonne

Mucho se ha escrito ya sobre este famoso y laureado juego de Klaus Jürgen Wrede y editado en España por DEVIR, pero yo no podía empezar la primera reseña del blog sin hablar sobre él. Poneos vuestros mejores ropajes, ensillad los caballos, desplegad las banderas y subid a los vigías a las almenas, porque hoy descubrimos… Carcassonne.

carcassone_caja

                     IMG_2521

Lo primero que llama la atención al abrirlo, es que si es la primera vez que ves un juego de losetas, no entenderás mucho como es que no hay un tablero propiamente dicho para jugar con todas las piececitas que encontramos. Vale, si, hay un tablero, pero es el que nos servirá para ir marcando los puntos que vayamos consiguiendo.
IMG_2522¿Y que son todas esas piezas con forma de personas pequeñas? Pues ese fue el primer contacto que tuve con un Meeple. Al principio pensé que tenía suerte, que había dado con una figura que sería única en este juego. Pobre de mi, mas tarde me daría cuenta de la cantidad de juegos que usan meeples. Pero no nos desviemos.

Carcassonne tiene una mecánica muy simple. El turno de cada jugador se compone de 3 acciones: colocar loseta, poner (o no) un seguidor, y puntuar en el caso que con las dos acciones anteriores, se hayan conseguido puntos. Veamos mas en profundidad las 3 acciones:

 

IMG_2524A) Colocar una loseta: Carcassonne se compone de 72 losetas de terreno cuadradas, que se colocan una al lado de la otra con la única condición de que los extremos tengan sentido. Las losetas pueden contener un trozo de ciudad, un segmento de camino y el resto pintado de verde, representa el campo (también llamado, granjas).

B) Poner un seguidor: el meeple en este juego se llama “seguidor”, y en función de donde lo coloquemos, tendrá un nombre u otro. Si ponemos a nuestro seguidor en un camino, se convertirá en un ladrón. Si lo ponemos en una ciudad, se convertirá en un caballero. Y si lo ponemos en un prado (a partir de ahora granja) se convertirá en un granjero. El seguidor siempre va de pié, excepto cuando es un granjero, que va tumbado.

 

 

IMG_2523

NOTA: existen unas losetas donde el seguidor se convierte en un monje, y son un claustro y un jardín, como se puede ver en la imagen.

C) Puntuar: la manera de puntuar en Carcassonne es muy sencilla cuando se conoce la mecánica.

  • Puntuar ciudad: Cuando una ciudad se cierra (y eso quiere decir que toda la muralla de las imágenes, envuelve la cuidad, se cuentan el número de losetas que la componen se suman dos puntos por cada loseta, al caballero que esté en dicha ciudad.
  • Puntuar camino: cuando un camino tiene un comienzo y un final, se considera cerrado, y por lo tanto se le atribuye un punto por cada loseta que componga el camino al ladrón que lo regente.
  • Granja: la granja (zona verde) se puntúa de forma diferente. Las granjas se puntúan al final de la partida. Un granjero recibe tres puntos por cada ciudad acabada que toque la granja donde él está.

Una vez puntuado, se recoge el seguidor y se devuelve a la reserva del jugador, donde se podrá volver a poner en juego tantas veces como se necesite. El granjero, como se puntúa al final de la partida, no se recupera hasta que se acaba el juego.

Los claustros y los jardines, solo se puntúan cuando esa loseta está rodeada por todos los lados por otras losetas. Y en ese caso, se le atribuyen 9 puntos al monje.

Básicamente, este es la mecánica del juego. Evidentemente, tiene unas pequeñas condiciones a la hora de poner los seguidores, pero eso ya os lo dejo para que lo leáis en las instrucciones, que dicho sea de paso, están muy bien y con unos ejemplos muy clasificadores.

Opinión Personal:

Carcassonne, en su edición básica, es un juego que funciona muy bien desde 2 jugadores a 5 jugadores (trae 5 colores diferentes). Cada jugador tiene 8 seguidores que podrá ir utilizando según la suerte le acompañe en las losetas que le vayan saliendo.

Es un juego genial para iniciarse en el maravilloso mundo de los juegos de mesa y se echan unos ratos muy buenos. Solo con la caja básica, las partidas pueden durar hasta una hora las primeras veces, y 40 minutos cuando coges la mecánica. Además, tiene muchísimas expansiones que le dan muchísima vida, dotándolo de una rejugabilidad increíble, porque se pueden combinar de la manera que se quiera. (y nunca hay dos partidas iguales)

NOTA: en esta edición, se incluyen las mini expansiones “El Río”, que dota al juego de 12 losetas de río que se han de poner al principio, y “El Abad”, que es un seguidor diferente que se pondrá en los claustros y los jardines, con la particularidad que se podrá retirar antes de cerrarlos, puntuando así el número de losetas que rodeen en ese momento.

No os lo penséis, compradlo en cuanto podáis si todavía no lo tenéis. Podéis conseguirlo en las tiendas habituales, y en las online que siempre utilizáis.

Otro dia, entraré a reseñar todas y cada una de las expansiones y mini expansiones que tengo de Carcassonne…que son TODAS! (lo reconozco, me enganchó demasiado)

Nos vamos viendo!

 

1 Comentario

  1. Carmelo

    Muy buen juego, con algunas expansiones pierde dinamismo.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *