Hoy descubrimos… Caverna

Caverna es ese juego de Uwe Rosenberg que ya todo el mundo conoce, que todo el mundo ha oído hablar de él y que todo el mundo sabe cómo se juega. O este último punto, creía yo. Pero no adelantemos acontecimientos. Hoy vamos a hablar de Caverna

Vi muchas reseñas y muchos vídeos de Caverna. Ese de esos juegos que te llama la atención por datos como “pesa 3 kilos”, “trae mucha madera”, y “es la versión 2.0 del Agrícola”.

Bien, las 2 primeras puedo dar fe de que es así, pero la tercera, hay mucha polémica al respecto. Siempre está la eterna batalla de “Cuál me compro?”.


  

Una vez nos leíamos las instrucciones para aprender a jugar, vimos que no era suficiente, y que iba a ser uno de esos juegos que tienes que ir consultando las instrucciones en repetidas ocasiones durante, al menos, las primeras partidas.

Y así fue. Iniciamos la primera partida, que con set up y todo, nos llevo unas 2 horas y algo, porque como ya he dicho, consultamos en muchas ocasiones las instrucciones.

No voy a entrar en la mecánica, porque para eso ya hay grandes blogs que lo pueden explicar mucho mejor. Yo quiero entrar en valorar si os merece la pena o no comprar Caverna.

A ver, esto va a depender mucho del tipo de juego que os guste y de donde vengáis. Yo os cuento nuestro caso.

Nosotros veníamos justo de jugar a muchos cooperativos (Zombicide, Sherlock, Pandemic, etc) y nos apetecía ahora en el grupo un juego en el que compitiésemos. Y si, Caverna, literalmente lo cumple, porque gana el que tiene más puntos al final de la partida.

Pero hay un componente que nos gusta mucho en los competitivos, y el cual Caverna no tiene en absoluto, que es la interacción. Esto es un aspecto que Caverna roza muy lejanamente pues hay unas losetas (moradas) que se pueden ir consiguiendo mediante unas nos pagos, que en ocasiones cuesta conseguir, con lo cual, mientras reúnes los componentes necesarios para comprarlos, otro jugador puede arrebatártelo y fastidiarte “un poco” la estrategia. Pero vamos, no os preocupéis porque seguirán habiendo muchas maneras de conseguir el mismo número de puntos por otro lado.


Por último, me gustaría decir que debido a la gran cantidad de componentes (más de 300), se hace bastante pesado hacer el set up y guardarlo todo al final de la partida. Si bien es verdad que el juego trae bolsas suficientes para guardarlos y separarlos, mi mujer ha encontrado otro método que es mucho más “recogido” y sirve para, a la hora de jugar, utilizar los elementos de manera más cómoda. Comprar una caja con separadores de plástico (clasificadores) es la manera más eficaz y barata de hacerlo.


En cualquier chino de nuestro barrio podemos encontrarla, y si podéis, compradla que los separadores sean extraíbles para que todo sea más amoldable.

En definitiva, un gran juego, entretenido, pero sin un gran componente de interacción, apto para tardes tranquilas y que no reporta una gran cantidad de risas, pero que cumple su función: entretener.

Nos vemos en el próximo.

Un saludo!

2 Comentarios

  1. Susana

    Un juego entretenido y de gran calidad, tablero, piezas, … Me encanta!!

    Responder
  2. Carmelo

    Particularmente, si bien no es difícil jugar a mi me resultó pesado, tienes que estar continuamente reponiendo los recursos y hay tal variedad de estrategia que debes conocer muy bien el juego para poder tener alguna opción de ganar, de lo contrario te perderás en un sin fin de opciones que no te llevarán muy lejos.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *