Y tú, ¿con quién juegas?

En todo el tiempo que llevo jugando a juegos de mesa modernos ya me he dado cuenta de varias cosas. La verdad es que hace muy poco tiempo y somos bastante novatos. Como ya he dicho en alguna ocasión en el blog, o en Twitter, conocemos estos juegos desde Septiembre del 2015. Sea cual sea el tiempo, ya me he fijado que este es un hobbie que no todo el mundo ve de la misma manera. Desde el primer día que dices que te has pasado una tarde de domingo jugando a juegos de mesa donde tenías que adentrarte en una mazmorra, o que tenías que construir un imperio para ver quién se llevaba la gloria de cierto emperador, la gente te mira, cuanto menos, con incredulidad.

Si, porque hasta ese momento tú eras el amigo guay, o la pareja que siempre estaba dispuesta a ver una serie. Eras ese amigo con el que se podía hablar de fútbol, o con el que se podía organizar una cena y acabar jugando (cómo siempre) llegado el caso, a alguno de esos juegos de mesa como Trivial, Parchís o Tabú. Eráis esa pareja “normal” que hacía cosas “normales”.

Pero ya no. Algo o alguien te ha cambiado, y ya no te ven como antes. Piensan que algo debe haber pasado por tu cabeza para que te pongas a jugar a esas cosas raras, y vayas a estas tiendas llenas de gente rara. Primero asienten con cierto aire de condescendencia y te dicen “claro, claro… que bien, ¿no?”, pero por dentro están pensando “¿en serio te has pasado toda la tarde jugando a hacer de detective pensando que eres Sherlock Holmes?”.

Pero, ¡ay amigo!… Llega el día en el que alguno de tus amigos, esos que ahora cada vez que te ven te preguntan: “y que… ¿cómo va eso de los juegos?” Y tú le contestas: “bien, muy bien. Nos lo pasamos genial. Incluso hemos abierto un blog para hablar de ellos”. Y ahora ya es cuando te miran muy raro y se les escapa cierta sonrisilla. Yo, que no soy del todo tonto, es el momento en el que más cómodo me encuentro para proponer sacar un juego a la mesa e invitarles a jugar. Si, por un día vamos a dejar el Party o el Trivial, y vamos a jugar a algo diferente. Y es ese momento crucial en el que debes evaluar a quién tienes delante, y repasar que juego le iría bien para iniciarlo. Empezar con un juego de los llamados introductorios (Catan, Carcassonne, etc) puede llegar a ser incluso arriesgado. Yo creo que uno de los que tienes que sacar debe ser uno que tenga una interacción más agresiva. Para ello nunca me ha fallado Bang, aunque como decía, no es infalible. No hay ningún juego infalible para ese cometido. Debes pensar en la persona que va a ver el juego, e intentar decidir correctamente.

Y ahí es donde entramos en la chicha del post, porque todos los que hemos metido a gente a jugar a los juegos que nos gustan, nos hemos dado cuenta que hay diferentes tipos de experiencias vividas con ellos. De los diferentes tipos de jugadores que me he ido encontrando a lo largo de estos 6 o 7 meses. Porque la verdad es que son muchos y variados.

El novato (o neófito)

foto4Éste es el primer tipo de jugador y del que hablaba justo hace unas lineas. Ese amigo o ese conocido que nunca ha jugado pero que por alguna u otra razón, te ha oído hablar de los juegos. Es un jugador escéptico y muchas veces equivocado con la idea de “este mundo”. Como comentaba antes, ve las tiendas de juegos como tiendas “raras”, y las personas que entran, como “frikies o raros”. Pero cambian de opinión cuando ven que una persona “normal” de su entorno, juega y sigue siendo normal (si, increíble, pero sigo siendo normal). Este jugador tiene que jugar a un juego con unas mecánicas sencillas y que no sea muy duro. Es más, debería ser bastante ligero, y no centrarlo en algo a dos jugadores, si no que vea que el componente social también existe en este tipo de ocio, y además, las risas están aseguradas con los piques que se puedan ir produciendo. Generalmente, este tipo de jugador acaba comprando algún título sencillo para jugar luego en casa en pareja, o incluso compra el mismo título que tu le has mostrado para él enseñar a más gente.

En este caso se puede decir que ya le has metido el gusanillo en el cuerpo a alguien que jamás pensó que iría a jugar a juegos de mesa. Pero no todo es oro lo que reluce, porque este tipo de jugador puede desencantarse rápido. Rápido ha entrado, y rápido puede salir. Todo depende de las experiencias posteriores que tenga con el título que juegue después. Ahora la visión que tienen de tí ya ha cambiado. Ahora son ellos mismos los que cuando te ven te preguntan “¿a que estás jugando ahora?” “¿alguna novedad chula para mi?”, y eso, la verdad, siempre es de agradecer.

El iniciado

IMG_0387Es el jugador que ya tiene cierto bagaje jugando. No sé sibvagaje es la palabra adecuada, porque denota un grado alto de experiencia o como mínimo, de experiencia en el tiempo. No es un jugón, pero ya no es un novato. Mi grupo, en el cual somos dos parejas, nos clasificamos en este grupo de jugadores. Las características que he observado son que, si bien es cierto que ya conoce bastantes juegos, todavía está en la zona de confort de las temáticas que más le gustan. No tiene todavía la necesidad de entrar en otras temáticas más específicas como (y ahora hablo por nuestro grupo), en temáticas de galaxias, juegos de crear  mazos, etc.

Además, el jugador empieza a identificar términos como filler, eurogame, ameritrash, etc. No es un experto, pero por lo menos no le suena a chino. Tiene interés en las diferentes mecánicas que va descubriendo. Descubre que hay juegos cooperativos en los que los jugadores van contra el juego, o que pueden pasarse cartas de unos a otros para así ir confeccionando su mano.

Es un jugador que ya está aquí para quedarse, y que generalmente todo lo que va viendo es lo que está descubriendo. Tiendas de juegos en las que puedes jugar, jornadas lúdicas, bares donde puedes tomar algo y jugar a la vez, clubs de juegos. Para mí es un momento muy bonito del jugador.

El jugón (o todoterreno)

Lojugon diferenciaremos porque, aunque tiene sus preferencias en cuanto a temáticas y mecánicas, puede en un momento dado sentarse en una mesa donde haya desde un Patchwork, hasta un Caverna, pasando por un 7 Wonders o un Colt Express. Lo que le gusta es jugar y pasárselo bien. disfruta con todo lo que se le ponga por delante. También es verdad que este tipo de jugador tiene sus días en los que queda para jugar a algo en concreto y específico, y va a dedicar ese rato “solo” en jugar a ese juego. Es un jugador que te puede explicar muchos y muy variados juegos porque los ha jugado, pero tiene que consultar alguna regla que otra porque se le ha olvidado.

En mi caso, ese grupo de jugadores lo encuentro en el club “El dado enroscado”, en Barcelona. Es un grupo de gente genial donde puedes ir y siempre están abiertos a probar, a enseñarte, a descubrir novedades, pero siempre desde un lado mucho más social. Es un momento en el que te lo pasas bien tomando un café, cenando, bebiendo “un zumo”, pero siempre jugando y echando unas risas después de una semana dura de trabajo.

El erudito
foto3Este tipo de jugador me lo he encontrado siempre por Twitter, y la verdad es que en alguna ocasión he compartido mesa con ellos. Me da envidia sana la cantidad de conocimiento que tienen de los juegos, y de todo lo que los envuelve. Son capaces de hacer un debate acerca del concepto “abstracto”, y argumentar con nombres de juegos si en ese caso lo es, o no lo es. Yo personalmente sigo esas conversaciones por Twitter con auténtica expectación e intentando aprender, pero la mayoría de casos me pierdo porque hay juegos que ni los conozco, ni me suenan, ni nada de nada.

Comparten una característica con “el jugón”, y es que se atreven con cualquier tipo de juego que se ponga en la mesa, pero el objeto diferenciador es que muchas veces ya no sacan a la mesa juegos que no estén su target, bien sea porque ya los han quemado, o porque ya están en otro nivel de juego. De todas formas, como decía, el conocimiento que tienen es envidiable.


Mi mujer

Epatoste tipo de jugador es el más especial para mí, porque me acompaña en todo lo que hago, compro, juego o reseño. Aguanta con paciencia todo lo que le propongo sacar a la mesa, y ya es ella la que muchas veces decide y da su opinión de lo que quiere o no quiere comprar, así que las últimas adquisiciones que he hecho, ya van muchísimo más consensuadas entre los dos. Sin ella, jugaría mucho menos de lo que juego, y la verdad es que es un gran suerte poder probar todo lo que me envían para poder reseñar. Seguramente, muchos de vosotros tenéis esa misma figura en tu amigo, en tu novio/a o marido o mujer. Yo, tengo esa suerte. Y oye, creo que también es envidiable.

Y tú, ¿con quién juegas?

Nos vemos en la próxima.

4 Comentarios

  1. mr.smile

    Me ha gustado mucho esta entrada, estoy totalmente de acuerdo en esa agrupación que has mencionado, incluso “Mi mujer” es totalmente acertado.
    Gran post, enhorabuena 🙂

    Responder
    1. frico (Publicaciones Autor)

      Muchas gracias!! Siempre se agradecen estos comentarios de un crack como tú.
      Y si, nuestras mujeres son las que mas lo “sufren”

      Responder
  2. susana

    Me ha encantado… sobretodo el pato!!! Jajajajaja un post genial!

    Responder
  3. Iñaki

    Totalmente de acuerdo! Yo de momento con la L de novato, y lo de “mi mujer” genial!

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *