Hoy descubrimos… Black Stories

Investigar y jugar al juego de las preguntas y las respuestas es uno de esos juegos que a mi personalmente me interesan mucho. Intentar descifrar un caso y poder descubrir que ha pasado me interesa como mecánica de juego. Y más si hay ciertas muertes por medio. Así que hoy vamos a ponernos el traje de policia o forense, porque hoy descubrimos… Black Stories.

IMG_2161

Veamos que trae esta pequeña caja que en nuestro país edita Gen X Games:

  • 50 tarjetas de casos
  • Manual de instrucciones

IMG_2162

Si, la verdad es que trae muy pocos componentes en el sentido más estricto de la expresión, pero lo que no quita que traiga bastantes horas de rejugabilidad.

La mecánica del juego es muy sencilla. Cada una de las tarjetas de caso expone un caso de una muerte y tendremos que adivinar como ha sucedido y por qué. La verdad es que a priori es una premisa sencilla, lo que pasa es que hay ciertas limitaciones a la hora de recibir feedback. Este es un juego colaborativo donde uno de los jugadores leerá el caso al resto de jugadores, pero por contra, sólo él podrá ver la resolución del caso por la parte trasera de la tarjeta. Los demás jugadores tendrán que ir haciendo preguntas que puedan ser respondidas solo con un “si”, un “no”, y un “reformula”.

Este “reformula” debe servir al que pregunta para que hacerle ver que está próximo pero que si el master contestase solo con un si o un no, podría llevar a que los que preguntan se desviasen de la solución correcta.

El texto que viene en las cartas y que todos deben saber no siempre da muchas pistas, pero en muchas ocasiones ofrece un punto de partida para que se empiecen a hacer preguntas. Es un texto ambiguo y en el que a priori, ofrece mucha confusión. Pero quizá ahí radica parte del encanto.

Al final, a pesar de ser colaborativo, el jugador que hace la exposición final del caso y acierta, será quién leerá la siguiente tarjeta.

IMG_2163

Opinión del juego

Black Stories ofrece en cada una de sus cajas 50 casos a desentrañar, y la verdad es que ofrece muchas y muchas horas de juego. Nosotros lo hemos jugado en 2 situaciones diferentes. La primera es (fue) en una mesa con amigos como otro juego más que sacar, y la verdad es que los primeros 3 casos tienen su gracia. Lo malo es que cuando llevas unas cuantas, y depende ya de la hora que sea, al ser un juego que se puede hacer lento porque te puedas encallar, hace que todo se vuelva más lento y el ambiente llegue a hacerse soporífero.

El segundo escenario donde más lo jugamos es cuando hacemos un trayecto en coche. De hecho, siempre llevamos una caja de Black Stories en la guantera, y hace que podamos jugar un rato mientras estamos conduciendo. En este caso creemos que el juego funciona mejor, porque hay menos gente y hay menos caos (evidentemente, solo lee quién no conduce). De todas formas, aunque aguanta más que en la mesa, cuando llevas unas cuantas partidas, y si te has encallado, se pierde un poco el interés.

La verdad es que los primeros casos nos gustaban y nos echábamos unas risas por las muertes tan inverosímiles que nos ofrecían, pero conforme fuimos acabando el primer volumen, y empezando el segundo, tuvimos la sensación de que ya se ponían casos sin ningún tipo de lógica y que se escribían más por rellenar tarjetas que por presentar casos con un poco de fundamento. Y es aquí donde radica el problema del juego. Porque si un caso tiene cierta coherencia o hilo argumental relativamente creíble, las preguntas que se formulan pueden seguir cierta “linea de investigación”. Pero al no tener sentido, las preguntas se sueltan como matando moscas a cañonazos.

He perdido la cuenta de cuantos son los volúmenes editados y de las temáticas diferentes que hay. Nosotros tenemos los dos primeros y una edición de sexo, pero los compramos hace 2 años y de momento no llevamos ni la mitad del segundo, con lo que nos va a durar mucho antes de acabarlos y comprar más.

Juego para descargar y buscar situaciones en los que jugarlo, porque no siempre funciona. Como he comentado, nosotros tuvimos que buscarle una alternativa porque en la mesa no funcionaba del todo bien.

Nos vemos en la próxima.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *