Hoy descubrimos… Los Inseparables

Dicen que en los momentos más trágicos es cuando se forjan las relaciones más sólidas. Y una de las situaciones con mayor estrés puede ser la guerra. Este juego tiene un trasfondo y una temática que respeto: gente que se vio obligada a pasar los días en trincheras cuando lo que querían era la paz. A todos los que dieron la vida en las guerras injustas. A todos ellos, hoy va dedicada esta reseña. Hoy descubrimos… Los Inseparables.

img_3033

Veamos que contiene esta pequeña caja que en nuestro país edita Ludonova:

  • 6 cartas de Poilu (personaje)
  • 59 cartas de adversidad
  • 16 fichas de Apoyo
  • 5 fichas de discurso
  • 1 ficha de jefe de misión
  • 1 ayuda de juego
  • 1 carta de paz
  • 1 carta de monumento

img_3034

En Los Inseparables tendremos que superar pasar todas las cartas de adversidad que tendremos repartidas entre las manos de los jugadores, el mazo de adversidad, y el mazo de moral. Para ganar, tendremos que haber dejado la carta de Paz al descubierto, y ningún jugador debe tener cartas.

Para preparar la partida, se reparte 1 carta de Poilu con el amuleto hacia arriba, 3 fichas de apoyo (1 hacia la derecha, 1 hacia la izquierda, y otra al azar). Se pondrán 25 cartas encima de la carta de Paz y 34 encima de la carta de Moral.

Por último, se repartirán las fichas de discurso en función del número de jugadores:

  • 5 discursos a 2 o 3 jugadores.
  • 4 discursos a 4 jugadores.
  • 3 jugadores a 5 jugadores

Por último, para la primera misión, se reparten 3 cartas de adversidad por jugador, del mazo de adversidad, y ahora ya se puede empezar la partida.

img_3037

Para esta reseña se va a plantear una mesa con 3 jugadores.

Al inicio de la ronda, el jefe de la misión decidirá la intensidad de ésta. Es decir, cuantas cartas del mazo de adversidad vamos a repartir a cada jugador. Quizá este sea el mejor momento para explicar que son y que contienen las cartas de adversidad.

Estas contienen 6 tipos de amenazas que son las que aterran a los Poilus: noche, lluvia, obús, nieve, máscara y silbato. Representan los diferentes miedos que atormentaban a los guerrilleros en las trincheras.

Los diferentes Poilus irán a las misiones, y solo podrán salir victoriosos de ellas si se repliegan todos antes de que aparezcan 3 amenazas del mismo tipo en la zona central de juego.

img_3039

Durante el turno, cada jugador podrá realizar una de las siguientes acciones:

  • Jugar una carta de adversidad de la mano: Si la carta es de amenazas, se pondrá en el centro de la mesa. Si la carta es de Impacto, se colocará al lado de su Poilu y se aplicará el efecto de inmediato.
  • Usar su amuleto: las cartas de Poilu tienen los dos lados casi iguales. Solo se diferencian en que una de ellas tiene un amuleto que puede hacer eliminar una carta del centro de la mesa con el mismo símbolo que el que tenga su amuleto.
  • Usar una ficha de discurso: el Poilu que use la ficha de discurso dirá en voz alta una de las amenazas y los demás jugadores podrán descartarse una de esas cartas que tengan en su mano.
  • Replegarse y dar apoyo: si un jugador se repliega, se retira de la misión. Lo siguiente que deberá hacer será coger una de sus fichas de apoyo, y ponerla sobre su Poilu de manera secreta.

img_3036  img_3035

La misión puede acabar por dos razones: o bien porque se han juntado 3 amenazas iguales entre las que están en el centro de la mesa y/o las de las cartas de impacto de los jugadores, o porque todos los jugadores se han replegado.

En el caso de que se pierda la misión, las cartas de adversidad de la mesa se devuelven al mazo de adversidad. Si se gana la misión, las cartas de adversidad se retiran del juego.

En este punto de la partida se han de resolver los apoyos que se pusieron encima de las cartas de los jugadores. Se revelan las fichas y se entregan al jugador que señale la ficha. El jugador que más apoyos tenga tendrá la opción de, o bien recuperar su amuleto, o bien retirar del juego 2 cartas de impacto que tenga asignado a su Poilu.

img_3040

El último paso de la ronda es traspasar cartas del mazo de moral al mazo de adversidad; tantas como la suma de las cartas de las manos de todos los jugadores. Siempre habrá un mínimo de cartas que se transfieren,y son 3. Ahora ya se podrá empezar una nueva ronda.

El juego puede acabar por 3 razones:

  • Se revela la carta de Paz, con lo cual, todas las cartas del mazo de adversidad se ha agotado, y los jugadores han podido eliminar del juego todas las cartas de sus manos. Los jugadores ganan la partida.
  • Se revela la carta de monumento, con lo cual, los Poilus no han podido con la guerra y le has hecho un monumento en su honor. Los jugadores pierden la partida.
  • Al resolver los apoyos, uno o varios jugadores tienen 4 o más símbolos de impacto en su personaje. Los jugadores pierden la partida.

img_3038

Opinión del juego:

Es una joya. Si, se que es un juego pequeño, que es cooperativo, pero desde mi humilde punto de vista, es uno de esos juegos en los que se mezcla la mecánica, el arte, el tema y el trasfondo histórico para dar paso a un juego que vale la pena sacar a la mesa para repetir en una misma sesión.

Los Inseparables es un título cooperativo, y por esa razón, muchas veces este tipo de juegos pierden fuelle. Lo que pasa es que éste sabe tenerte en tensión toda la partida, y si consigues meterte en el juego, te puede llegar a transmitir (solo un poco) un poco de baja moral al ver que las rondas se van sucediendo y que “la guerra” no acaba; que las cartas se van acabando en el mazo de moral y que los diferentes amuletos y discursos se van acabando.

No creemos que sea un título para jugar con los más pequeños, pero es básicamente por el tema. Si pudiésemos despegárselo, tendríamos un juego cooperativo de ir consiguiendo diferentes tipos de cartas con unas condiciones particulares que hacen acabar la ronda. Parece sencillo, ¿verdad?.Pues a quién se le ha ocurrido, para mí, es un genio. Es un título de esos que hay que tener en la ludoteca porque es barato y muy muy bueno. Así que, no te lo pienses más, porque el mejor perfume viene en frascos pequeños.

Nos vemos en la próxima.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *