Hoy descubrimos… Brick Party

La construcción es un oficio difícil por varias razones, aunque sabemos a ciencia cierta que muchos errores vienen desde la cadena de mando: o el jefe no sabe dar las instrucciones bien, o el que las recibe no tiene ni pajolera idea de como ejecutarlas. De eso va nuestro juego de hoy, de dar y recibir órdenes de una manera un tanto peculiar. Así que desempolvad vuestras dotes de liderazgo y mando, porque hoy descubrimos… Brick Party.

fullsizerender

Veamos que contiene esta colorida y pequeña caja que edita SD Games:

  • 36 piezas de plástico (9 de cada color en: rojo, amarillo, azul y verde)
  • 144 cartas de siluetas (36 de cada valor de puntuación)
  • 10 cartas de regla
  • 1 carta de regla en blanco
  • 10 cartas de puntuación
  • 1 reloj de arena

img_3487

Para el setup de la partida, repartimos 2 cartas de cada tipo de forma a cada jugador. Cabe decir que de tipos de formas tenemos varios tipos en función del nivel de la construcción que debemos realizar (nivel 5, 6, 7 u 8)

A continuación, dejamos el resto de cartas de nivel separadas por éste en 4 mazos bocarriba en el centro de la mesa, junto a todas las piezas de construcción. Las cartas de puntuación también se pondrán en el centro de la mesa bocarriba, y por último, se forma una pila con las cartas de reglas barajadas y se ponen bocaabajo.

fullsizerender_1

El jugador inicial escoge un jugador que quiere que esté en su equipo, y ahora el de su izquierda coge a otro. Así sucesivamente hasta que todo el mundo quede emparejado.

Una vez hechos los equipos, el jugador inicial gritará “Ya!” y entre los miembros del mismo equipo deberán decidir quién hace de arquitecto y quién de constructor. Cuando ya esté claro, el arquitecto cogerá una carta de su mano y es la que van a jugar como pareja para poder construir.

Cuando un equipo haya acabado su figura, entonces empezará el contador de 30 segundos que tiene el reloj de arena para que el resto de equipos puedan acabar.

fullsizerender_2

El arquitecto puede dar todo tipo de directrices, excepto que no podrá decir el número de fichas que tiene la construcción, así como tampoco tocar una ficha de la mesa. Lo único que puede es decir el color de la ficha, señalarla si fuese necesario, o cualquier otra indicación.

Además, la carta de regla nos va a añadir una forma de construir concreta, que aportará que no podamos hacer según que cosas, o que tengamos que hacerlas de cierta manera.

fullsizerender_3

Como poníamos antes, cartas de reglas hay 10. En cada una de ellas se nos dice como tenemos que construir la forma que nos muestre la carta. Algunos ejemplos de carta son:

  • Las formas no deben repetir piezas con el mismo color
  • Las formas deben ser todas con piezas del mismo color
  • El constructor debe construir sin usar los pulgares.
  • el constructor debe cruzar sus dedos a la hora de construir

Al final de la construcción, se comprueban las formas realizadas, y si son correctas, se asigna ese número de puntos a cada jugador involucrado. Si no, no acumula puntos y descarta la carta.

img_3488

Opinión del juego:

Es un party en toda regla. No hay mejor descripción que esa para una juego como éste. La verdad es que cuando ves este juego en una tienda, lo que mas te llama la atención son las piezas de plástico con las que muchas generaciones nos hemos criado (primero fue Tente y luego Lego), así que te hace gracia y te hace interesarte por el juego nada más ver eso.

Puede parecer sencillo, pero cuando por azar sale alguna regla que impide que se vean constructor y arquitecto, la cosa se pone complicada y es cuando empiezan a aparecer las cosas mas dispares. Sin embargo, este juego no es para todos los adultos. Solo va a funcionar en aquellos grupos que quieren echarse unas risas de la forma mas simple posible. Debes estar predispuesto a hacerlo. No es un título para aquellas personas que se quieran estrujar la cabeza colocando trabajadores o gestionando recursos, pero espero que incluso esa gente le pueda dar una oportunidad.

A nosotros nos ha funcionado de la misma manera con adultos que con niños, porque estos se vuelven locos con las piezas, y mas cuando tienen que darles órdenes a un adulto y ver que esa persona no lo hace como el niño ve.

Nos vemos en la próxima.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *