Hoy descubrimos… Oh my Goods!

Las maneras de producir bienes en una cadena de producción son muy variadas, máxime cuando cada manera de hacerlo puede ser totalmente distinta. La inversión que se puede hacer en según que materia prima, o en mejorar las herramientas, o en contratar a más personal, puede que hacer que lo varíe todo. Pongámonos pues en la piel de empresarios. Coge el libro de cuentas, ponte una filosofía por bandera, y a producir, porque descubrimos… Oh my Goods!

IMG_0133

Veamos que nos trae esta pequeña caja que en nuestro país edita SD Games:

  • 110 cartas
    • 94 cartas de edificios / recursos
    • 4 cartas de carbonera
    • 8 cartas de ayudantes
    • 4 cartas de trabajador
  • Libro de instrucciones

IMG_0134

La preparación de la partida es muy muy sencilla. Se cogen tantas cartas de ayudante en función del número de trabajadores (4 para 2 jugadores, 6 para 3 jugadores y 8 para 4 jugadores) y se ponen en una pila al lado de la zona de juego.

a cada jugador se le entrega una carta de carbonera al azar, que será el edificio con el que empiece. Además, se le da una carta de trabajador al azar, y el resto se quitan del juego.

Se cogen las 94 cartas de edificios / recursos, se barajan, y se entregan 5 que servirán como mano a cada jugador. Luego se entregan 7 por la parte de caja y se ponen encima de la carbonera. Estas cartas representan los recursos que ha producido ese edificio, es decir, 7 unidades de carbón, que a 1 moneda cada uno, tendremos 7 monedas.

IMG_0135

Fijémonos ahora en la estructura de una carta. ésta, se puede utilizar de 3 maneras diferentes en función de en lado nos fijemos. Así pues:

  • Parte izquierda: se utilizará como el recurso indicado. Además, puede aparecer o no la figura de un sol, que nos valdrá para una de las fases del turno.
  • Parte central: la ilustración y el texto nos muestra el tipo de edificio que es, cuanto cuesta, los puntos de victoria que da, los recursos requeridos, la mercancía producida y su valor.
  • Parte trasera: significa una unidad de mercancía del tipo de recurso dependiendo del edificio en el que se encuentre. Todas muestran una caja.

FullSizeRender

Las fases del turno son 4:

  1. Nuevas cartas en la mano: Esta fase la juegan todos a la vez. El jugador se puede descartar de todas sus cartas de la mano y recibir la misma cantidad del mazo de robo. Además, todos recibirán 2 cartas adicionales.
  2. Amanecer: el jugador activo va sacando cartas del mazo de robo hasta que en dos de ellas aparezca la figura del sol en la parte izquierda. En este momento, los jugadores pueden coger de su mano los edificios que les gustaría construir y en cual de los construidos quiere trabajar.
    1. Construir: se pone la carta de la mano bocabajo frente a ti. Este será el edificio que construirás en la fase 4.
    2. Trabajar: se pone la carta de trabajador por una de las dos caras para construir de forma eficiente (necesitas todos los recursos para producir 2 bienes) o de forma chapucera (cuesta un recurso menos pero productos solo un bien)
  3. Atardecer: se vuelven a sacar recursos del mazo hasta que aparecen 2 soles.
  4. Producir y construir: Esta fase se jugará por orden de turno jugador a jugador. Lo primero que haremos será producir. Cada edificio muestra los recursos necesarios para producir, que se cogerán de la galería de mercancías (no se cogen, solo se suman), y si fuese necesario, de tu mano (se descartan). Una vez se ha producido, se colocan cartas del mazo de robo por la parte de caja encima del edificio productor. Ahora desvelamos el edificio a construir y lo podremos construir si tenemos los bienes necesarios. Recuerda que cada unidad de mercancía tiene el valor en monedas que muestra su edificio (ejemplo: cada bien de la “Fábrica de zapatos” vale 8 monedas).

FullSizeRender_1

Además, si un edificio ha producido, pagando el coste que indica la carta, puedes producir bienes en cadena tantas veces como puedas pagar su valor.

Si tiene un ayudante asignado en alguna de los edificios, podrás producir también en esos edificios durante ese turno.

En el momento en que un jugador tiene 8 edificios construidos, se acaba la ronda y se juega una ronda final. Al final de eso, se desencadena el conteo de puntos de victoria, y el que más tenga, gana la partida.

Opinión del juego:

Oh my goods es un juego pequeñito en caja pequeña en el que solo vienen cartas, pero que una vez lees las instrucciones y juegas la primera partida, te das cuenta ante la clase de juego que es.

Es un juego de gestión de recursos con el que en 30 minutos te has quitado el mono de jugar a gestionar, optimizar y ganar dinero. No vas a necesitar grandes despliegues ni innumerables tokens, ni lo que es más importante en este momento, 90 o 120 minutos para acabar una partida a los “grandes”. Además, a mi me ha ido perfecto para poder iniciar a gente en la gestión de recursos. Creo que esa tarea la hace perfectamente bien porque la cantidad de cosas, normas y detalles a tener en cuenta no es abrumadora, con lo que para las cabezas novatas, hace que solo centren su atención y foco en la optimización del turno.

Una de las cosas que nos gusta es la fase de mercado, en la que una vez pasas la fase de amanecer, tienes que decidir si te arriesgas a que durante el atardecer te salgan los recursos que necesitas, o si por el contrario ya tienes suficiente y vas a muerte con la forma de trabajar ordenada. Ojo, porque no ha sido solo una vez en la que nos hemos confiado a la hora de esperar por un único recurso, que finalmente nunca ha llegado, y pierdes un valioso turno para producir, lo que te puede marcar la diferencia entre ganar la partida o perderla.

Además, por el precio que tiene el juego, vale muchísimo la pena comprarlo.

Nos vemos en la próxima.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *