Hoy descubrimos… Honshu

Que nos gusta el antiguo Japón y que de oportunidades nos ofrece. Nosotros pertenecemos a la nobleza y por lo tanto, una de nuestras misiones morales es crear ciudades prósperas. Para ello deberemos explorar nuevos yacimientos, apostar por los mejores terrenos y no olvidar nunca que la forma de construir, nos hará grandes. Hoy descubrimos… Honshu.

Veamos que trae esta pequeña y preciosa caja que en nuestro país edita Games 4 Gamers:

  • 40 cubos de recursos (10 de color azul, 10 marrones, 10 grises y 10 amarillos)
  • 6 cartas de provincia inicial
  • 60 cartas de mapa
  • 8 cartas de puntuación final
  • 5 cartas de orden de juego
  • 5 cartas de resumen de puntuación
  • 1 bloc de puntuación

En Honshu iremos jugando en nuestro espacio individual cartas para poder crear una ciudad y que dependiendo de como las pongamos, nos de una puntuación u otra. Creo que lo mejor es que vayamos viendo las diferentes cartas que nos vamos a encontrar en el juego.

Carta de Provincia: esta es la carta inicial que hace de mapa en el espacio personal de cada jugador. Esta carta tiene 2 caras, una es la A, que es igual para todos los jugadores, y la cara B que es diferente para todos los jugadores.

Carta de Mapa: estas son las cartas principales del juego y con las que iremos creando la ciudad. Presentan diferentes tipos de terrenos que pueden ser parques, edificios, minas, lagos, etc…

Carta de puntuación final: estas cartas tienen unos condicionantes que hacen que la puntuación varíe al final de la partida. Podríamos decir que son modificadores de los valores de ciertos elementos de las cartas de mapa. Estas cartas se juegan cuando se establece que se va a jugar con la regla opcional de este reglamento.

Carta de orden de juego: son cartas numeradas del 1 al 5 y son las identificarán a los jugadores en el orden de turno de esa ronda. Más adelante se explicará como se reparten estas cartas

Cartas de resumen de puntuación: cada jugador tiene una de ellas y nos permite ver durante toda la partida la manera de puntuación que tienen los elementos de las cartas de Mapa cuando se combinan entre si.

Honshu lo jugaremos durante 12 rondas. Cada una de ellas se divide en 2 fases: la fase de bazas y la fase de mapas

  • Fase de bazas

En esta fase, cada jugador deberá elegir una de sus cartas de la mano y jugarla con el número que traen. Cuando todos los jugadores hayan jugado su carta en el centro de la mesa, se entregarán las cartas de orden de juego y estas definirán el orden en que los jugadores cogerán cartas de las puestas por orden de mayor a menor valor.

Se puede hacer que un jugador ponga un cubo de recursos de su mapa y esto hace que sume 60 al valor de la carta. En el momento en que un jugador pone un recurso, el resto de jugadores que quieran poner un recurso deberán hacerlo del mismo tipo (excepto en la primera ronda).

  • Fase de mapas

Una vez los jugadores saben el orden en el que van a coger las cartas del centro, cogerán una y la llevarán a su espacio individual de juego.

La manera de colocar esta nueva carta es que tiene que cumplir la condición  de que tiene que tapar al menos un cuadrado de otra carta, u otra carta tiene que taparle al menos un cuadrado (como excepción, decir que las casillas de lago no pueden ser tapadas)

Hay ciertas cartas que tienen el símbolo de un yacimiento. Eso provee un recurso en el momento de colocar la carta. Ese recurso o bien se usa para la fase de bazas, o se coloca en las fábricas durante la puntuación final.

La puntuación final vendrá dada mirando la carta de puntuación que hemos visto antes. El jugador que más puntos tenga al final de las 12 rondas, será el ganador indiscutible y gran constructor de ciudades.

Opinión del juego:

Nos encontramos ante uno de esos títulos que nada más salir triunfaron. Honshu es un título que nos permite construir una ciudad con cartas y que desentendiendo de como vayamos poniendo las cartas, puntuaremos de una forma u otra. Lo bueno y lo que yo creo que hace genial este juego, es que las cartas de mapa no solo juegan en ese sentido, si no que la tendremos que “apostar” para jugarla como baza para conseguir el orden de turno.

Porque puede ser que tu quieras una carta tuya pero tenga un número muy bajo, con lo que te puedas arriesgar a que, o le sumas un cubo de recurso para sumarle 60 al valor, o corres el riesgo de que alguien coloque una carta con valor superior y gane el derecho a coger carta antes y e la lleve.

Por lo tanto, deberemos balancear entre cuando jugar una carta que nos interese mucho, o cuando irla reservando en la mano para cuando tengamos la certeza de que la podemos ganar. Pero además, puede darse el caso de que podamos cambiar la estrategia e ir a puntuar por otros elementos, y debamos cambiar nuestra táctica de juego.

Uno de los mayores miedos que yo le tengo a estos juegos es la escalabilidad a 2 jugadores, porque, además, al ser un juego de bazas y pugna por una carta, no sé como resuelve ese número de jugadores. Y tengo que decir que la mecánica para la primera fase de cada ronda a 2 jugadores funciona impecablemente, dotándolo de un azar muy muy controlado como si de más jugadores se compusiera la partida.

Es un juego adictivo. Son 12 rondas que se hacen cortas, y que como juegues con personas que les guste picarse y pedir revancha, vas a acabar jugando más de una partida. Cosa que ahora que lo pienso, me parece un magnífico plan.

Nos vemos en la próxima.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *