Hoy descubrimos… Kréus

Los titanes, después de ser liberados por Gaia, su madre, del confinamiento al que les llevo Urano, su padre, van a intentar crear un mundo de paz y serenidad. Lo que pasa es que ahora tienen que ponerse que si las montañas, que si los pajaritos, que si ese tono de marrón no te ha quedado bien, que si baja la temperatura del Sol que no ves que lo estas quemando todo… En un fin, ya se sabe, con las reformas, es lo que pasa. Hoy descubrimos… Kréus.

Veamos que trae esta pequeña caja que en nuestro país edita 2 Tomatoes:

  • 15 piedras de energia
  • 42 cartas de universo
    • 26 cartas de Elemento
      • 6 de Agua
      • 6 de Tierra
      • 6 de Fuego
      • 6 de Aire
      • 2 de Éter
    • 11 cartas de Naturaleza
    • 5 cartas de Agresión
      • 3 de Rayo de Cíclope
      • 1 Centimano
      • 1 Tornado de Urano
  • 1 carta de jugador inicial
  • 6 cartas de referencia
  • 6 cartas de Titán y Titánide.

El objetivo del juego es construir entre todos los jugadores un planeta. Pero para ello antes deberemos ir creando diferentes partes de la naturaleza, que nos darán paso a otros elementos, y así hasta llegar al final que es la carta Planeta. El juego es cooperativo, por lo que, sin hablar, tendremos que hacerlo lo mejor posible.

Para preparar una partida Kréus, En función del número de jugadores, prepararemos el mazo de Universo con unas determinadas cartas, y cogeremos de la caja un determinado número de piedras de energía. El mazo de Universo se compone  de las cartas de elementos, de naturaleza y de agresión. Como decía, en función de cuantos sean en la partida, se separan unas cartas u otras.

Se baraja el mazo y se reparte equitativamente entre todos los jugadores. El jugador con la carta planeta será el jugador inicial. Éste, deberá decidir que número de piedras de energía coger (puede escoger entre 0 y todas), y a continuación el siguiente jugador hasta que todos hayan cogido o no queden más piedras. Ahora ya podemos empezar la partida. Pero eso si, sin decir ni una sola palabra!

Jugar a Kréus es muy sencillo. Deberemos bajar a la mesa una carta de Naturaleza y añadirle los elementos que requiere la carta para completarña. Al hacerlo, nos permitirá poder bajar una carta de nivel superior y actuaremos de la misma manera. Seguiremos así hasta que completemos la carta Planeta. El order de la construcción es el siguiente:

La ronda consta de 2 fases: la fase de adivinación y la fase de creación.

Fase de Adivinación

En esta fase, los jugadores escogen la carta de su mano que deseen jugar, y la ponen bocabajo delante de si para jugarla en la siguiente fase. Es en esta fase también donde todos podrán darse información siempre y cuando se pague el coste en piedras de energía.

  • 1 piedra de energia: muestra una carta de tu mano a otro jugador
  • 2 piedras de energia: intercambia otra carta con otro jugador. Se han de dar la carta los dos a la vez.
  • 3 piedras de energía: intercambia una carta de elemento o naturaleza por una carta de la pila de descartes.

Si en esta fase un jugador descarta una carta de Naturaleza o Elemento, puede coger 1 piedra de energía de la reserva.

Fase de Creación

En esta fase se juega la carta por orden empezando por el jugador inicial. Si es una carta de Naturaleza o de Elemento y la creación lo permite, se juega. Si no, se descarta automáticamente. Que una carta de Naturaleza se pueda jugar quiere decir que su anterior nivel ha sido completado. Por ejemplo, para jugar la carta de Viento, antes se debe haber jugado la carta de Atmósfera y haberse completado. Y que una carta de Elemento se pueda jugar significa que tiene un sitio que rellenar. Si no, se descarta.

Para completar una carta de Naturaleza, hay que jugar las cartas de elemento que la carta requiera.

Si en esta fase un jugador juega una carta de Naturaleza, gana una piedra de energía.

Nota: Las cartas de Naturaleza también se pueden jugar como cartas de elementos si se le da la vuelta, aunque solo podrán ser de los elementos que indica.

Sin embargo, si la carta jugada fuese una carta de agresión, esta se debería de resolver inmediatamente, aplicando los efectos que ello conlleva.

Si podemos completar el planeta, o al menos haberlo jugado sobre la mesa, tendremos una puntuación en función de cuál es el estado de esa carta de planeta en el momento de jugarla. Si  ni siquiera hemos conseguido bajar la carta, habremos perdido.

Opinión del juego:

Kréus es un juego cooperativo que implementa una mecánica que a mí me parece muy interesante, y no es ni más ni menos que la eliminación del factor líder. Muchos de los que hemos jugado a juegos cooperativos hemos sufrido la terrible sensación de que siempre hay un jugador que lleva la voz cantante y generalmente suele ser la persona que más ha jugado y que más experiencia tiene en el juego. Evidentemente esto puede hacer que hayan más posibilidades de que se gane la partida, pero irremediablemente hace que muchos otros jugadores pasen de ser eso, jugadores, a meros espectadores de la partida. Y eso no gusta.

Kréus elimina ese efecto haciendo que no pueda haber interacción hablada entre los jugadores, y que solo pueda haber cierta interacción usando las piedras que se van ganando en el juego.

Esto es lo mejor del juego, el no saber si la carta que has elegido para bajar ese turno va a ser útil o no, porque no sabes lo que van a bajar tus otros compañeros. Solo puedes intuir lo que se va a necesitar y que es lo que crees que ellos pueden pensar que tú vas a jugar.

Es un juego que se juega muy rápido, que da para muchas partidas seguidas y que tiene reglas que se pueden adaptar para jugar con los más pequeños, como por ejemplo, quitar las cartas de agresión para que se centren solo en la mecánica de construcción del planeta por niveles.

Un buen juego en caja pequeña con un precio reducido y que además puedes llevar a cualquier lado.

Nos vemos en la próxima.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *