Hoy descubrimos… Exit. El laboratorio secreto

Un anuncio en el periódico para ganar un dinerillo extra no es para nada una mala idea. Si, la verdad es que piden voluntarios para un experimento del cual no dan mucha información pero… que más da. El laboratorio parece desierto, solo un cierto olor a gas parece vivir ahí… hasta que… ya no… ¿dónde…?. Hoy descubrimos… Exit. El laboratorio secreto.

Veamos que contiene esta misteriosa caja que en nuestro país Devir:

  • Cartas de acertijo
  • Cartas de resolución
  • Cartas de ayuda
  • Alguna que otra cosa
  • 1 cuaderno
  • 1 disco descodificador

Si enseñase el resto, me cargaría la sorpresa.

Quizá me esté enfrentando a una de las reseñas mas complicadas que he hecho hasta ahora. O quizá sea de las más fáciles. Sea como sea, lo que vengo hoy a escribir es una reseña de un juego del cual no puedo enseñar componentes ni dar una información excesivas, pero aún así, creo conocer la manera de poder transmitir lo que es en sí el juego.

Exit, es un scape room pero sin tener que salir de casa. Se nos plantea una situación inicial contextualizándola dentro de una historia llena de incógnitas. En el juego del que hablamos, nos acabamos de despertar en un laboratorio que parece desierto. Nos han drogado y estamos un poco desconcertados. Lo único de lo que disponemos de una visión general de donde estamos para empezar a resolver lo que parecen acertijos por toda la estancia.

Lo primero que nos vamos a encontrar para poder preparar la parta es un mazo de cartas en el que se nos avisa que tenemos que, antes de seguir, leer atentamente el manual para la preparación, que consistirá básicamente en separar las cartas de acertijos, de pista y de ayuda, y alguna cosa que no puedo revelar.

Durante el juego tendremos que ir resolviendo diferentes problemas y acertijos para poder pasar al siguiente, y eso nos llevará a otra pista que puede que nos sea de ayuda en el siguiente acertijo o que quizá tengamos que utilizar más adelante. Evidentemente, para cuando nos perdamos o sintamos que estamos yendo por un callejón sin salida, el juego ofrece una mecánica de ayuda que consiste en un grupo de cartas con el símbolo del acertijo en el que nos encontramos. Este grupo de cartas consiste en 1 primera pista, que nos dará una pincelada de hacia donde podemos dirigir nuestra atención.

El juego implementa una manera de comprobar si has acertado o no cada uno de los acertijos basándose en una rueda de resolución que nos llevará a consultar otra carta. Ésta nos hará una última comprobación de si hemos llegado a esa carta por según que camino, y decirnos si vamos bien o hemos fallado.

Si con esto no fuese suficiente, nos presenta una carta de segunda pista y una de resolución final. La segunda pista será más concreta, y evidentemente, la carta de resolución final nos va a dar la solución al enigma.

Al final… Bueno, el final no lo puedo contar. Lo que si que puedo decir es que, la finalidad consiste en salir.

Los que soléis leerme, sabéis que antes de la opinión siempre pongo otra imagen del juego para separar lo que es la explicación de la opinión. En esta ocasión, como no puedo poner ninguna foto más porque seria reveladora, os dejo un par de gatitos que me parecen super graciosos. Y oye, siempre va bien ver gatos.

  

Opinión del juego:

Antes de nada me gustaría comentar que es el tercer juego de scape room al que nos enfrentamos. Si bien en el mercado ya existían otras propuestas que llevaban a la mesa este tipo de ocio que tan de moda se ha puesto en los últimos años, la verdad es que hemos encontrado un juego que refleja fielmente la mecánica mejor que ningún otro.

Lógicamente la sensación de estar encerrado en una habitación en los scape reales no se tiene, pero si una de las cosas que se sienten: me han dejado solo en una habitación sin una pista por donde empezar, estoy rodeado de cosas que no veo normales, y no sé por donde empezar. Con esto ya nos gana el juego. Se nos mete literalmente en el bolsillo, y antes de seguir con el juego, sabes que vas a comprar otro.

Si lo comparamos con otros, siempre habíamos tenido una directriz inicial o un mini tutorial que te enseñaba la mecánica que ESE juego iba a seguir para avanzar, lo que al final distorsiona el espíritu de los escapes: la soledad. El no saber por donde empezar. El estar rodeado de símbolos, de letras, anotaciones, pero no tienes ni idea de por donde vas a meter mano. Y eso, a nuestro parecer, Exit es el único que lo resuelve.

Por otro lado, en algún otro juego nos habíamos encontrado con que los acertijos eran del estilo de libro de pasatiempos, y aunque, indudablemente, esa es la manera lógica de traer los escapes a la mesa, lo que se nos hacía más difícil era saber que tipo de “pasatiempo” querían que resolviéramos. Me explico. Si te enfrentas a un crucigrama, sabes que te van a dar unas definiciones y tú vas a tener que buscar la palabra. Si te dan una sopa de letras, pues sabes la mecánica consiste en buscar las palabras que te dicen de entre todas las letras. Eso, llevado a los juegos de escape jugados antes, era nuestro mayor problema. Una vez sabías como pensaba el autor, o la mecánica que te pide usar, el juego se hacia super sencillo, lo que llevaba a la frustración.

Pero en Exit hemos tenido una sensación distinta. Es verdad que el primer acertijo lo encontramos facilón, pero creo que es la manera de guiarte en un “tutorial” sin haber “tutorial”, y eso se agradece. En Exit una vez pasas de acertijo, los demás no siguen un patrón estándar, con lo que no te vas a encontrar el mismo estilo de “pasatiempo”, y discernir de que tipo se trata, va a ser parte de la investigación.

Una de las cosas novedosas que nos hemos encontrado es el sistema de comprobación de la solución de un acertijo. Con la rueda de solución y una pequeña carta de comprobación, han montado un sistema de revisión que no falla. No hay penalizaciones, eso si, y además tienes ayudas en forma de cartas.

Nuestra recomendación es que no intentéis pasaros el juego e una hora, cosa que por otro lado nos parece técnicamente imposible a no ser que seas muy bueno. Lo que nosotros hicimos fue jugarlo con tiempo por delante por si la cosa se nos iba de tiempo. E intentamos jugarlo mirando lo menos posible las cartas de ayuda para preservar esa sensación de soledad y agobio al no tener respuestas que se tiene en los escapes reales.

Y por último y no menos importante: no juguéis el juego a más de 2 jugadores, o 3 a lo sumo. Los componentes que hay en la caja son pequeños, y la posibilidad de que uno tenga una cosa en la mano, y otro jugador tenga otra, hace que no queden en ese momento en concreto muchas mas cosas que ver a la vez (no en todos los casos), con lo que visto el precio que tiene, es mejor jugarlo con grupos de, como decía, 2 o 3 como mucho.

He escuchado que este tipo de juegos no es para niños, pero os sorprendería la capacidad de los niños de 7 a 12 años que tienen para tener pensamientos laterales y ver puntos de vista diferentes a un problema que nosotros no habríamos tenido en cuenta jamás. Por lo que recomiendo que si eres tío o tía, mamá o papá, abuelo o abuela, o lo que seas, y tienes la oportunidad de jugarlo con un joven, no lo descartes. Eso si, nosotros lo hemos disfrutado una barbaridad jugándolo en pareja. Merece mucho la pena este Exit por encima de otras opciones.

Nos vemos en la próxima.

2 Comentarios

  1. Aleix

    Gracias pot tu reseña.

    Rejugabilidad? es para jugarlo una vez y ya?

    Gracias,

    Responder
    1. frico (Publicaciones Autor)

      Es para jugarlo una vez. Con el precio que tiene no merece la pena ir haciendo burguesías de fotocopias y cosas así.

      Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *