Hoy descubrimos… Puerto Rico

Hemos llegado a San Juan con la firme idea de establecernos como el más rico y próspero hombre de negocios de todos los que, al igual que nosotros, han venido a comerciar y construir en esta extensión de terreno llena de posibilidades. Para ello, tendremos manos a la obra y reclutar a los diferentes gremios. Pongámonos manos a la obra, que el prestigio es para los que madrugan. Hoy descubrimos… Puerto Rico.

Veamos que trae esta maravillosa caja que edita en nuestro país Devir:

  • 5 tableros de jugador
  • 1 loseta de gobernador
  • 8 losetas de personaje
  • 1 tablero principal
  • 49 edificios
  • 54 doblones
  • 50 fichas de plantaciones
  • 8 fichas de cantera
  • 1 loseta de Barcelona de los colonos
  • 100 colonos
  • 1 loseta de casa de comercio
  • 50 mercancias
  • 5 losetas de barcos cargueros
  • 50 fichas de puntos de victoria

En Puerto Rico tendremos que labrar campos, cuyos recursos procesaremos en las fábricas para que podamos o bien embarcarlos o bien venderlos. Para ello necesitaremos construir fábricas, contratar trabajadores, o simplemente buscar oro para agrandar nuestras arcas. El que acabe la partida con el mayor número de puntos de victoria, será el mejor gestor y ganador de la partida.

Para montar la partida de Puerto Rico colocaremos los edificios en el tablero principal poniendo cada uno en su respectivo sitio, y colocaremos todas las monedas en el espacio reservado reservado para ello.

Daremos a cada jugador un tablero de isla. Por otro lado, el dinero establecido según el número de jugadores:

  • 3 jugadores, 2 doblones
  • 4 jugadores, 3 doblones
  • 5 jugadores, 4 doblones

Repartiremos las siguientes plantaciones en función del número de jugadores

  • 3 jugadores: 2º jugador, añil; 3r jugador, maíz.
  • 4 jugadores: 2º jugador, añil; 3r y 4º jugador, maíz.
  • 5 jugadores: 2º y 3r jugador, añil; 4º y 5º jugador, maíz.

Para cualquier número de jugadores, el 1r jugador recibe una plantación de añil.

Alrededor del tablero colocaremos todas las losetas de plantaciones en 5 montones bocabajo y daremos la vuelta a un total del número de jugador más 1 (ej.: para 3 jugadores, losetas). Esto conformará el mercado. Justo al lado, pondremos las 8 canteras. También cogeremos un número determinado de puntos de victoria ( de ahora en adelante PVs) en función del número de jugadores:

  • 3 jugadores: 75 PVs
  • 4 jugadores: 100 PVs
  • 5 jugadores: Todos

Los personajes que cogeremos también irán en función del número de jugadores, así pues, con 3 jugadores quitaremos los 2 buscadores de oro, con 4 jugadores quitaremos 1 buscador de oro, y para una partida con 5 jugadores pondremos todos los personajes.

Colocaremos las losetas de barcos según número de jugadores tal que:

  • 3 jugadores: los barcos de 4, 5 y 6 casillas.
  • 4 jugadores: los barcos de 5, 6 y 7 casillas.
  • 5 jugadores: los barcos de 6, 7 y 8 casillas.

Jugaremos con un número determinado de fichas de colonos:

  • 3 jugadores: 55 colonos
  • 4 jugadores: 75 colonos
  • 5 jugadores: 95 colonos

Colocaremos las losetas de casa de comercio y de barco, y en esta última colocaremos tantos colonos como jugadores haya en la partida.

Por último, colocamos al lado del tablero todos los recursos por tipo, le daremos al jugador inicial la loseta de Gobernador y ya podemos empezar la partida.

El juego transcurre a lo largo de un número indeterminado de rondas hasta que se hayan acabado los PVs. Empezando por el jugador que tiene la loseta de gobernador, éste cogerá un personaje y realizará su acción, teniendo una bonificación por ser el primer jugador en ejecutarla. Después, y en el sentido de las agujas del reloj, todos los demás jugadores realizarán la acción de ese personaje, pero ya no pudiendo usar la bonificación. Cuando todos los jugadores han hecho la acción, el jugador de la izquierda seleccionará otro personaje y volveremos a hacer lo mismo, siendo ahora este jugador el que tiene la bonificación. Cuando todos los jugadores han seleccionado su personaje, se acaba La Ronda. Se pone un doblón encima de los personajes que no se han usado, y se pasa la loseta de Gobernador al jugador de la izquierda. Como hemos dicho, así iremos ronda tras ronda hasta que se acaben los PVs.

Los personajes con los que vamos a jugar son:

Colonizador

La acción de este personaje consiste en coger una loseta de plantación del mercado, y colocarla en su isla. Cuando todos los jugadores han cogido la suya, se descarta la sobrante y se colocan nuevas bocarriba.

Bonus: puede elegir entre coger una plantación o una cantera.

Alcalde

Las losetas tienen de plantación, cantera y edificios tienen circulos. Esto quiere decir que para que estén activas tienen que tener al menos uno de ellos ocupados por una ficha de colono. Una plantación tiene un solo círculo, y para que se cultive, debe haber un colono. Sin embargo, una fábrica puede tener más de un círculo, lo que quiere decir que, en la fase de producción, la fábrica podrá producir tantos recursos como colones tenga trabajando en ella. Si no hay, aunque la plantación tenga colono, no se profucirá nada. La excepción a esto es la plantación de maíz, que no requiere de fábrica para producir recurso.

Pues bien, la acción del alcalde es coger por orden, un colono del barco de colonos. Todos los jugadores iran tomándolos hasta que se agoten, pudiendo suceder que un jugador coja más de uno.

Si un jugador no pudiese colocar más colonos en sus losetas, lo puede poner en su reserva en su tablero personal, en el espacio indicado para ello que es la ciudad de San Juan.

Cuando se han acabado, se vuelven a colocar en el barco tantos colonos como círculos vacíos tengan los edificios de todos los jugadores en sus tableros

Bonus: puede tomar un colono adicional de la reserva.

Constructor

La acción de este personaje es poder comprar edificios del tablero principal. Para ello pagaremos a la banca los doblones que vemos en la parte inferior izquierda de cada edificio. En caso de que un jugador tenga canteras, y tenga colonos en ellas, obtendrá un descuento en doblones dependiendo de la columna en la que esté el edificio. Así pues, hay edificios que solo podrán tener descuento de 1 doblón, otros de 3 y otros de como máximo 3 doblones.

Bonus: paga un doblón menos por la compra del edificio.

Capataz

La acción del capataz es coger de la reserva de recursos tantos como colonos tenga en sus fábricas de producción. Para ello se tiene que cumplir que tenga campos suficientes y que tengan colonos. Es decir, un jugador con una fábrica de tabaco con 2 colonos, si solo tiene 1 plantación y está ocupada por 1 colono, producirá solo 1 recurso de tabaco.

Bonus: coger un recurso más de un tipo que esté produciendo.

Mercader

Esta acción permite vender un recurso en la loseta de la casa de comercio. Una vez puesto, se cobra a razón de lo que indica la leyenda. El siguiente jugador venderá también, pero con la salvedad de que no podrá vender un recurso que ya haya anteriormente. El maíz también se podrá vender pero su valor es 0. Si ya nadie puede vender, y la casa de comercio no está llena, se mantiene así hasta la siguiente ronda de mercader. Si no, se vacía y se deja preparada para la siguiente vez.

Bonus: la venta produce 1 doblón más.

Capitán

Esta acción permite embarcar recursos en los barcos y obtener 1 PV por cada una de las mercancías.

Las restricciones son que, por cada turno, un jugador solo puede embarcar un solo tipo de mercancía. Todas las que quiera y pueda, pero un solo tipo. Si se da el caso, en otra vuelta podrá cargar otro tipo de mercancía.

La otra restricción es que una vez se embarca un tipo de mercancía en un barco, ese ya solo puede cargar ese tipo. Cuando un barco se llena no se vacía hasta que se acaba la ronda.

Al final de la ronda, los jugadores solo podrán guardar 1 barril de lo que les sobre. El resto se vuelve a la reserva.

Bonus: por cada tipo de mercancia cargada, gana 1 PV adicional.

Buscador de oro

Esta acción es diferente a todas. Esta acción solo la ejecuta el jugador que coge la loseta del buscador de oro. Coge de la banca 1 doblón y el resto de jugadores no hacen nada.

La partida termina cuando se cumplen una de las 3 condiciones siguientes:

  • No quedan suficientes colonos para rellenar el barco
  • Un jugador ha construido sobre todos los espacios de edificios que tiene
  • Se acaban las fichas de PVs.

El jugador que tenga el mayor número de PVs sumando sus fichas más los PVs de sus edificios pequeños más los PVs adicionales de los edificios grandes (si están ocupados), gana.

Opinión del juego:

Puerto Rico es un juego que me ha fascinado desde la primera partida que lo jugué. La verdad es que nunca había jugado a nada parecido a la mecánica que nos presenta. Cada jugador ejecuta la acción que van decidiendo los jugadores por orden en cada ronda. Me parece una manera muy buena de provocar la interacción sin pisar con meeples las acciones de un tablero compartido.

Una de las mejores cosas a mi juicio que tiene el juego es la facilidad con la que se tematizan todas y cada una de las mecánicas y acciones del juego. Si algo he aprendido en estos años jugando es que los euros tienen un tema pegado para hacerlos atractivos, porque si no serian simples cubos que hay que mover de un sitio a otro, pero en este caso es que todo el tema le va perfecto, y es muy fácil justificar una acción con el tema, y el tema con una acción.

Y ya que hablamos de las acciones, cabe destacar lo hilado que está el juego. Es redondo, balanceado y no tiene un combo ganador que haga que se pierda la jugabilidad. Además, la cantidad de edificios que tienes a tu disposición modifican los privilegios que ya de por si puedes tener al coger un personaje. Pero lo mejor es que no te da un beneficio exagerado que des estabilice al resto de jugadores.

Y por último, me gustaría destacar el arte. Si. No es el troquel de los euros potentes y con nombre, pero quizá ahí está el encanto. Me parece un acierto que Devir haya reimpreso antes que reeditar, porque un juego clásico como este necesita seguir “oliendo” a tiempo, a partidas, a madurez. Y esa es una de las cosas que mas me gustan de él.

Es un juego que tendría que estar en todas las ludotecas de gente que ya empieza a jugar a juegos medios en los que ya buscan algo más que unas risas. Es un juego para pensar, para medir y para saber vender en el momento adecuado. No os lo perdáis porque vale mucho la pena. Totalmente recomendable.

Hasta la próxima.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *