Hoy descubrimos… Kitty Paw

7 felinos. Unas cajas de cartón. Una sola formación. Máxima velocidad sin errores. Solo puede ganar el más rápido con la perfección por bandera. Los ejercit….meeeooowww. Que va! Unos gatetes adorables se han tumbado a descansar pero con una forma concreta. Tenemos que ponerlos en su orden para poder ganar los puntos. Si es que… son tan monos… Hoy descubrimos Kitty Paw.

Veamos que contiene esta sorprendente y gatuna caja que en nuestro país edita Second Gate Games:

  • 28 losetas de gato (4 de cada uno de los 7 gatos)
  • 8 cartas de escondite
  • 4 cartas de caja
  • 48 cartas Kitty (formaciones)
    • 24 cartas de Nivel 1
    • 16 cartas de Nivel 2 (8 de cada color)
    • 8 cartas de Nivel 3

En cada uno de los turnos de Kitty Paw deberemos coger una carta Kitty y ser el primero en realizar la formación que aparece con las losetas de gatos. Pero veamos primero como se prepara una partida.

Barajamos las cartas Kitty de Nivel 1, luego, de las cartas de Nivel 2, escogeremos solo las de un solo color (con lo que nos quedaremos con 8. Barajamos estas también, y por último barajamos las 8 cartas de Nivel 3. Haremos una pila con las cartas de Nivel 1 encima, luego las de Nivel 2, y finalmente las de Nivel 3. Todas bocabajo.

Cogemos tantos sets de 7 losetas de gatos como jugadores haya. Repartimos una carta de caja a cada jugador, y barajamos las 8 cartas de escondite para ponerlas bocabajo alrededor de las losetas de gato, y ya podemos empezar a jugar.

Al inicio de cada ronda, se revelarán 4 cartas de Kitty y se dará inicio a la ronda. Cada jugador escogerá una carta y tendrá que reproducir la composición lo más rápido posible. Para ello, nos encontraremos 3 tipos:

  • Nivel 1

En este nivel, solo tendremos que fijarnos en la composición y reproducirla, además de buscarla loseta que pondremos encima de nuestra carta de caja vacía.

  • Nivel 2 y Nivel 3

En estos niveles además podemos encontrar en la carta de Kitty uno de los gatos dentro de una caja. En este punto, deberemos añadir a la dificultad normal, el hecho de que deberemos encontrar la carta de gato escondida en las cartas de escondite. Para ello iremos revelando una a una las cartas. Si al revelar una no es la correcta, debemos ponerla de nuevo bocabajo.

El primer jugador que logre formar todo deberá gritar MIAU!! y todos los demás jugadores deberán chocarle el puño. El último en hacerlo, deberá darle la vuelta a su carta de Kitty y quedarse con la puntuación negativa. El ganador se sumará los puntos de su carta Kitty. Y los otros ni sumarán ni restarán.

 

Para preparar la siguiente ronda, se descartan las cartas reveladas de Kitty (en el caso de partidas de menos de 4 jugadores) y se revelan 4 cartas más.

Al final de todas las rondas, el jugador con más puntos, ganará la partida.

Opinión del juego

Kitty Paw es uno de esos juegos que te llaman la atención inicialmente por la caja. Lo primero que te encuentras es una caja con la apariencia de un gato con sus orejas, que te llama poderosamente la atención. Una vez lo abres y lees las instrucciones, te das cuenta que estás ante un juego de habilidad, velocidad y agilidad mental no apto para todos los jugadores.

Lo que nos propone el juego es reproducir una construcción que aparece en una carta con las losetas que tenemos a nuestra disposición en el centro de la mesa. No es nada fácil porque el dibujo en las losetas están hecho de tal manera que la percepción geométrica hace que te juegue malas pasadas al poner elementos de la figura en diferentes caras teóricas de la loseta.

Y no solo es eso. Además se añaden, según pasan los niveles en las cartas, más elementos que dificultan la conclusión, como por ejemplo el buscar una carta entre las disponibles alrededor de las losetas centrales. Esta carta, una vez se encuentra, se usa como loseta del gato escondido en la configuración de nuestra “tarea”.

Todos estos elementos, como decís, hacen que dificulte el juego al tratarse de percepción visual y colocación espacial. Pero no nos engañemos, es un juego familiar para jugar con niños y mayores, solo que como yo en este tipo de habilidades me considero un tarugo, pues el juego se me hace muy complicado. Vamos, que soy la peste.

Sin embargo… te vas a echar unas risas viendo como uno de los jugadores pensaba que tenía todo bien hecho, y finalmente ha puesto las orejas de un gato en mal sitio. Y visto el precio que tiene el juego, pues oye, para casa.

Nos vemos en la próxima.

1 Comentario

  1. Pingback: Lo mejor de la semana del 9 al 15 de octubre – Instituto de Estudios Solarísticos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *