Hoy descubrimos… Bubblee Pop

Los Bubblees son unas criaturas que viven en el cielo y que están esperando a que la gravedad haga su trabajo y los lleve a caer a alguno de los planetas que tengan más cerca. Son criaturitas adorables, redondillas y con unas habilidades extraordinarias que hacen cuando se encuentran con las de su mismo color. Lo dicho: son adorables. Hoy descubrimos… Bubblee Pop.

Veamos que trae esta pequeña caja que en nuestro país edita SD Games:

  • 96 Bubblees (16 de cada uno de los 6 colores)
  • 1 Bolsa
  • 1 Tablero

Preparar una partida de Bubblee Pop es ,muy sencillo. Separaremos las Buublees negras del resto y colocaremos 3 dentro de la bolsa y 3 se las darmemos a cada jugador. El resto de negras, las dejamos fuera de la partida.

Del resto de los colores, cogeremos 2 de cada y las pondremos en el espacio central del tablero (el cielo) y las colocaremos siguiendo la siguiente regla: 2 Bubblees del mismo color no pueden estar adyacentes ni horizontal, ni vertical, ni diagonalmente.

El resto de Bubblees, las meteremos también dentro de la bolsa.

En el tablero de cada jugador pondremos las 3 Bubblees negras en la fila más cercana al planeta y siempre dejando un espacio entre ellas. Y ahora si, ya podemos empezar la partida.

En Bubblee Pop deberemos coger las fichas que hay en el cielo y traerlas a nuestro planeta, en el momento que consigamos alinear 3 o más, las sacaremos de nuestro planeta y las pondremos al lado de nuestra área de juego. Al final de la partida, el jugador con más Bubblees, será el ganador.

En cada turno, el jugador deberá coger 2 Bubblees de la bolsa y rellenar el cielo (Evidentemente esto no será necesario en el primer turno). A continuación tiene la posibilidad de intercambiar la posición de 2 Bubblees que estén adyacentes horizontal o verticalmente.

El siguiente paso será coger 2 Bubblees que estén adyacentes horizontal o verticalmente y atraerlas a su planeta. La atracción se va a llevar a cabo bajándolas por la columna en la que están, y pararan su recorrido en el momento que encuentren un bubblee. La mejor forma para imaginar este movimiento es pensar en el juego Tetris, con la salvedad de que en este caso, las bolas no están unidas, con lo que el hecho de que una pare su descenso no quiere decir que la otra, que estará en una columna adyacente, deba hacerlo también.

Una vez las bolas han caído, será el momento de ver si se forma una linea de 3 bubblees del mismo color. Si es el caso, estas se quitan del tablero y se posiciones en el área del jugador, en la mesa. Si se diese el caso de que hay más bolas del mismo color pegadas a la linea de 3 que acabamos de formar, podremos quitarlas también.

Cada uno de los colores, al sacar bolas del tablero, tiene una habilidad o poder, que nos permitirá desde enviar bubblees al otro planeta, quitar una bola a dedo, hacer caer más bolas del cielo al planeta contrario, etc…

Una vez quitadas, si hubiese bolas encima, caerían hacia el planeta por la gravedad (seguid pensando en el Tetris). Y si por casualidad, al caer más bolas, por la reacción en cadena formamos otra linea de 3, también la quitaremos, solo que solo activaríamos el poder de una de las lineas que hemos quitado en nuestro turno.

El juego se acaba cuando el cielo no puede ser rellenado porque no quedan mas Bubblees en la bolsa. El jugador que más bolas tenga en su área de juego, gana la partida, teniendo en cuenta que cada Bubblee cuenta 1 punto.

Opinión del juego:

Lo primero que nos viene a la cabeza cuando leemos el manual de este título es que nos estamos enfrentando a un juego dónde la temática de Tetris va a predominar. Pero tanto si eres un amante del aclamado videojuego de los 90 como si no, Bubblee Pop te va a sorprender con más detalles.

Para empezar, una de las cosas buenas que tiene el juego es la medida interacción que tiene, puesto que la idea principal es que cada jugador vaya cogiendo las bolas de la parte central del tablero y haciéndolas bajar a su planeta. En este punto podemos encontrar algo de interacción indirecta porque puede ser que un jugador baje unas bolas que el contrincante estuviese esperando para poder seguir con su estrategia. O yendo un paso más allá, directamente podemos quitarle a un jugador unas bolas para que no las pueda coger él.

Pero sea como sea, la parte “gorda” del juego viene después. Todo el desarrollo de la partida se hace de forma individual, intentando hacer las combinaciones necesarias para tener las lineas de 3 bolas del mismo color y así poder eliminarlas, haciendo que dependiendo del color de las que hayamos quitado, podremos activar un poder u otro.

Y es en estos poderes donde encontramos también la interacción. En algunos de ellos podremos enviar bolas de nuestro planeta al otro jugador, o hacerle bajar una bola que no quiera del cielo.

Es un juego para 2 jugadores totalmente familiar. No busquéis profundidad ni grandes decisiones en él porque no es el título adecuado para eso. Pero si buscáis algo con lo que jugar con los más pequeños de la casa, o incluso adultos que quieran echar algo rápido en un momento adecuado, es un filtre que les puede valer. Y por cierto, me gustaría destacar la calidad y gramaje del cartón porque con un precio tan reducido es complicado verlo en juegos.

Nos vemos en la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.