Hoy descubrimos… Charterstone

El rey eterno nos ha hecho un encargo: poblar parte su reino y hacerlo prosperar. Para ello, ha escogido 6 aldeanos y les ha dado a cada uno de ellos un distrito en el que trabajar. ¿Quién de ellos será el que se alzará con la gloria? ¿Podremos satisfacer las exigencias del monarca en cuanto a prosperidad? El comercio va a ser importante, pero tratar de evitar el facilitar las cosas al resto, mucho más. Hoy descubrimos… Charterstone.

Veamos que trae esta maravillosa caja que en nuestro país edita Maldito Games:

  • 1 tablero general
  • 1 tablero de objetivos
  • 1 tablero de cartas de desarrollo
  • 1 caja Índice
  • 1 caja Scriptorium
  • 1 caja archivo
  • 6 cajas de distrito
  • 4 cajas con material oculto

Este es uno de esos juegos que por su mecánica Legacy va a ser complicado de reseñar, y no solo porque el mostrar todo destriparía la magia del juego, sino también porque las reglas iniciales van cambiando durante la partida.

A partir de aquí, quiero que sigáis leyendo bajo vuestra responsabilidad. Yo, por mi parte, me comprometo a hacer una reseña libre de spoilers y solo voy a explicar lo básico que explica el juego en la primera partida.

Montar una partida de Charterstone es muy sencillo. Se coloca el tablero general en el centro de la mesa. Se cogen las cartas de desarrollo disponibles, se barajan y se colocan en el tablero de desarrollo. Por otro lado, cada jugador coge la caja de su color y saca los componentes que vienen dentro.

Por último, se colocan 3 objetivos al azar en el tablero de objetivos, y el marcador de progreso en el número que corresponda según el número de jugadores activos (personas que están jugando)

Charterstone es un juego legacy en campaña, con lo que al final de cada partida tendremos nuevos elementos o nuevas reglas que van a ir conformando una historia que deberemos seguir. Pero antes de hablar de la mecánica, fijémonos en los componentes individuales de cada uno de los jugadores:

  • 12 marcadores de influencia: estos marcadores nor servirán para hacer diferentes acciones a lo largo de la partida. Generalmente se usa como un elemento “recurso”, con lo que el uso y gaste del mismo puede llegar a ser un tema crítico.

  • 2 trabajadores: a pesar de que cada jugador cuenta con 2 meeples con diferente tamaño, el uso de los mismos es indistinto. Estos trabajadores se utilizarán para realizar la acción que podemos hacer en nuestro turno.

  • Carta de personaje: es el personaje con el que vamos a jugar esa partida. Cada uno de ellos tiene una habilidad especial que van acorde al tipo de distrito.

Mecánica del juego:

Durante el turno de los jugadores, estos tendrán que colocar uno de sus trabajadores en uno de los edificios que habrá en el tablero y que serán los que darán las diferentes acciones a realizar. Una vez se coloca un trabajador, se queda ahí hasta que otro jugador coloca su trabajador en ese mismo edificio, o usamos nuestro turno para recuperar los trabajadores del tablero.

Estas rondas se irán sucediendo una tras otra hasta que el marcador de progreso llegue a al icono del reloj rojo de arena. En cuanto eso ocurra, se seguirá la ronda hasta que la finalice el jugador a la derecha del jugador inicial.

Charterstone está pensado para que jueguen 6 jugadores, pero si la campaña decide hacerse con menos, el juego introduce una mecánica para que los distritos de los jugadores no activos vayan evolucionando con el juego. Estos jugadores no activos no realizarán rondas como se ha descrito anteriormente.

Además, cuenta con otra funcionalidad que es el famoso Automa, y que dota a los personajes no activos de interacción con nosotros como si de otros personajes activos se tratasen. Es un recurso que podemos ir utilizando a placer en las diferentes partidas y que permite que si un jugador activo no quiere jugar, pueda ser reemplazado por el Automa.

A lo largo de la partida, el juego irá descubriéndonos nuevas funcionalidades y reglas que se tendrán que ir pegando en el manual de reglas, lo que hace que vayamos creando todo el juego poco a poco. Todas las cartas que el juego nos vaya descubriendo van a salir de la caja llamada Índice, y con la que hay que tener un especial cuidado de no desordenar ni alterar si no es a petición de la narrativa.

Al final de la partida, el jugador que haya obtenido más puntos de victoria será el ganador.

Opinión del juego:

Es complicado enfrentarse a una reseña de este tipo sin desvelar los entresijos del juego para bien de la sorpresa que tiene este tipo de mecánicas, y más teniendo en cuenta que me gusta detallar un poco las acciones que tiene el jugador en su turno.

Charterstone nos propone una historia que tendremos que ir descubriendo a medida que las partidas avanzand, y que nos llevará a tomar decisiones de carácter irreversible para que al final, cada uno tenga un tablero diferente con el que jugar una partida normal. 12 son las partidas de la que se compone la campaña, pero como decía, luego se puede jugar de manera normal.

Es un eurogame tipo donde en nuestro turno tenemos una mecánica muy simple de colocación de uno de nuestros trabajadores para realizar la acción, y se agradece que esta mecánica simple sea la predominante puesto que la dificultad del juego radica en los combos para maximizar nuestros beneficios en las acciones.

Acciones que tienen un coste reflejado en la parte izquierda del edificio y unos beneficios mostrados en la parte derecha. Muchas veces tendremos que pagar con marcadores de influencia o con alguno de los diferentes recursos que tiene el juego (que no voy a enseñar para que no se destape mucho la sorpresa al encontrarlo).

Se puede hacer un detalle más pormenorizado de los componentes pero arruinar esta experiencia es una pena.

A pesar de que Charterstone es un juego Legacy, para mí una de las mejores cosas que tiene es que es competitivo, y que aunque las partidas las pueden ir ganando diferentes jugadores, la puntuación de final de campaña hará que ésta la gane solo uno de ellos. No voy a decir en que consiste esta puntuación, pero quiero aclarar que ya se sabe en la primera partida, con lo que podremos ver hacia donde tenemos que dirigir nuestra estrategia. Solo añadir que no siempre nos interesará ganar una partida para… bueno, no siempre nos interesará.

Un gran título de una gran compañía que va a traer horas de diversión de querer saber cómo acaba la historia. Totalmente recomendable.

Nos vemos en la próxima.

1 Comentario

  1. Pingback: Zapping: La actualidad en los medios sobre juegos de mesa. Semana del 29 de enero - El Dado Único

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *