Hoy descubrimos… Saqueo en la mazmorra

Como nos gusta adentrarnos en una mazmorra y conseguir cuantos más tesoros y gloria mejor. No se que es lo que pasa, pero es que es ver una puerta en una montaña, y ala, ya tenemos esas cosquillas recorriéndonos el cuerpo. Eso si, no sabemos también por qué, pero siempre entramos los mismo: el Clérigo, el Mago, el Guerrero y el Ladrón. En fin, amigos infatigables de aventuras, pero el problema es que dentro no estaremos solos… Enfundemos la espada, alcemos la varita y seamos sigilosos, porque hoy descubrimos… Saqueo en la mazmorra

Veamos que nos trae esta pequeña caja que en nuestro país edita SD Games:

  • 96 losetas de mazmorra
  • 20 cartas de misión
  • 4 fichas de monstruos
  • 28 cartas de objetos
  • 4 fichas de personajes
  • 4 cartas de referencia
  • 4 cartas de poderes de apoyo
  • 4 piezas de esquina
  • 25 fichas pequeñas de oro
  • 5 fichas grandes de oro
  • 1 marcador para monstruos escapados
  • 1 marcador de ronda para indicar el nivel de la mazmorra

Para preparar la partida pondremos las cartas de mazmorra en función del número de jugadores. Es decir, para 3 jugadores, por ejemplo, pondremos las cartas con un 4.

Cada jugador cogerá un personaje, su carta, su carta de poder de apoyo y una carta de referencia. Se monta la mazmorra con las losetas en una matriz de 7×7, quita la carta del medio y de las esquinas y devuélvelas al mazo. En el espacio central pondremos el mazo de mazmorra. Finalmente colocamos las losetas de esquina en las 4 de la mazmorra.

Se pone un monstruo en 3 de las 4 cartas esquinas, y por otro lado pondremos los 3 mazos de cartas de misiones cerca de la mazmorra. Se revela la primera de cada una de ellas. Por otro lado se ponen las cartas de cerraduras separadas por número de ellas. Y ya podemos empezar.

Para jugar a Saqueo en la Mazmorra, cada jugador seguirá un orden de turno que deberá seguir. Y este es:

1.- Saquear

Para saquear iremos saltando de carta en carta de manera adyacente ortogonal o diagonalmente hasta que lleguemos a una esquina, a una carta de otro color o a una donde ya haya un personaje o un monstruo. Conforme vayamos saltando, el jugador irá cogiendo las cartas.

2.- Monstruos errantes

Las cartas que ha ido saqueando el jugador se irán reemplazando por cartas del mazo. Por cada carta de ataque de monstruo, el jugador activo deberá descartarse de una carta de escudo, y si no tiene, de cartas de su mano.

3.- Combate

Si el turno acaba en una carta donde hay un monstruo, deberemos enfrentarnos a él. Para ello nuestro nivel de ataque es 0 que podremos aumentar descartando cartas de espada de nuestra mano u objetos, y/o solicitando apoyo de otros jugadores.

La secuencia de combate es:

A.- Poder básico del monstruo: será el nivel del jugador activo al que se está enfrentando.

B.- Solicitar apoyo: el jugador puede pedir apoyo a otros jugadores siempre y cuando tengan cargado su poder.

C.- Subir poder del monstruo: se descartan tantas cartas del mazo como el nivel en el que estemos en el marcador de ronda. Por cada carta de monstruo, sube en uno el nivel del monstruo.

D.- Atacar o defender: si se elige a atacar, deberás superar el nivel del monstruo con tu poder más las cartas de espada más el apoyo. Si decides defender, descartas un escudo y el monstruo vuelve a su nivel inicial. Ahora volvemos al paso C y así hasta que nos venza o le venzamos.

4.- Realizar misiones

Si se termina en una carta de esquina con una misión activa puedes, si los tienes, entregar todos los objetos que pide la carta de misión para obtener la recompensa en oro indicada.

5.- Aparición de monstruos

El jugador que controla los monstruos debe comprobar si ya hay 4 monstruos activos en la mazmorra. Si esto es así, no tendrá que moverlos. Pero si hay menos de 4, hará que aparezca un nuevo monstruo.

Si se pone un nuevo monstruo, además de poner el nuevo, todos los demás deberán moverse, y esto lo va a hacer el jugador que los controla. Si al moverlos, un monstruo se escapa, se sube un nivel el track de monstruos escapados.

6.- Fase de descanso

En esta fase podremos aprovechar para comprar objetos, que son las cartas que tienen 1, 2 o 3 cerraduras en el reverso. Para comprarlas se descartan tantas llaves como el numero de cerraduras tenga. Evidentemente, a más cerraduras, más valioso es el poder del objeto.

Cuando los objetos se gastan, se ponen en horizontal frente a nosotros, y es en esta fase donde podremos recargarlos para tenerlos disponibles.

El final de la partida se dará o bien cuando se hayan escapado tantos monstruos que el nivel del marcador llegue arriba, o bien cuando el mazo se ha acabado 3 veces, con lo que el marcador de mazmorra estará en nivel 4. Si se da la primera, todos los jugadores pierden. Si se da la segunda, el jugador con más oro, gana.

Opinión del juego:

Los juegos de mazmorra siempre han interesado, y es que yo creo que el vivir una aventura siempre es emocionante el no saber que te vas a encontrar, la incertidumbre de no saber si podrás con el siguiente monstruo o no, y la satisfacción de las recompensas ganadas. En el juego que hoy nos toca, vamos a tener un poco de todo.

Lo primero que nos llama la atención es que el juego es competitivo pero va a tener un punto colaborativo. Vale, si, es cierto que todos queremos ser los ganadores y que mientras peor le vaya al jugador de nuestro lado, mejor para nosotros. Lo que pasa es que es si se escapan muchos monstruos y el marcador llega al tope, no importará nuestro nivel de riqueza ni lo armados que vayamos. Vamos a perder todos si o si. Con lo que, el apoyarse en ciertos momentos e ir para socorrer a otro jugador, es algo que se debe medir muy bien.

Otro punto curioso del juego es que ya no es solo el juego trate de matar monstruos o recuperar riquezas, si no que también nos propone el poder completar misiones. Cierto, ya que nos paseamos, ¿por que no aprovechar para sacar un dinerillo extra? Esto es un punto a favor para poder optimizar todos los movimientos y tener más cosas en las que pensar. Un acierto.

En definitiva, un juego que va a darnos una muy grata experiencia a un precio muy reducido y que nos tendrá un rato pensando en si ayudar al prójimo o no, es la mejor decisión.

Nos vemos en la próxima.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.