Hoy descubrimos… Coimbra

Corren grandes tiempos para Portugal. Grandes ciudades como Coimbra están viendo como crecen y crecen en todos los ámbitos de la sociedad, pero con ello, también los posibles problemas. Así que es el momento de ofrecer protección a los miembros mas influyentes de la ciudad, con lo que podremos hacer que nuestro apellido y nuestra casa cobren renombre. Es hora de prosperar en la sociedad. Hoy descubrimos… Coimbra.

Veamos que trae la caja de este título, que en nuestro país edita Asmodée:

  • 1 tablero
  • 4 tableros de jugador
  • 13 dados (3 de cada color y 1 blanco)
  • 24 fichas de monasterio
  • 15 cartas de travesía
  • 56 cartas de personaje
  • 4 fichas de favor
  • 4 fichas de corona
  • 4 fichas de puntuación de influencia
  • 5 fichas de dado
  • 1 ficha de aumento
  • 12 indicadores de propiedad
  • 100 discos (25 de cada color de jugador)
  • 4 peregrinos (1 de cada color de jugador)
  • 4 leones (1 de cada color de jugador)
  • 8 cubos marcadores (2 de cada color de jugador)

La preparación de Coimbra es de esas que necesitan un poco de tiempo. El tablero se divide en unas secciones determinadas.

En parte izquierda encontramos las localizaciones donde colocaremos las cartas de trabajadores en el orden que toque. En la parte central, encontramos la zona del Mapa del peregrino, donde irá una ficha de monasterio en cada una de los dibujos donde haya un monasterio.

En la parte izquierda superior se encuentran las casillas de puntuación donde pondremos las 4 losetas una vez barajadas.Justo debajo encontramos los 4 tracks dude influencia donde cada jugador va a colocar 4 discos . Finalmente, en la parte inferior, se encuentra la zona de las casillas de travesía donde se va a colocar al azar una carta de travesía por casilla.

Cada jugador recibe un tablero personal donde colocará sus 2 marcadores para representar su riqueza inicial y su número de guardias.. Coloca los 3 indicadores de propiedad sobre los sitios destinados a ello, y el peregrino a un lado del tablero.

Finalmente, cada jugador elige unas condiciones iniciales de partida que hace que la partida no empiece de manera síncrona para todos. Y ahora ya podemos empezar.

Coimbra se juega a lo largo de 4 rondas en las que tendremos que ir, entre otras cosas, comprando los servicios de las diferentes cartas de personajes disponibles en la ronda. El orden de esta elección de personajes se hace haciendo una tirada de todos los dados. Por orden, cada jugador escogerá un dado y lo colocará junto a su indicador de propiedad en la localización donde quiera pujar por una de las cartas. En función de la cara del dado, se pondrá en un sitio de la fila u otro si ya hubiesen mas dados.

Cuando todos los dados se han colocado en las diferentes filas de la ciudad, empezando por el castillo y bajando, los jugadores eligen un personaje de la fila por orden de dado. El coste del personaje está indicado en la parte superior izquierda, y se pagará en guardias o en monedas. Es en ese momento cuando se ejecutan las acciones de los personajes adquiridos o se posponen para la fase en la que toque.

Las acciones que pueden tener los personajes de las cartas son variadas. Una de ellas es mover al peregrino por los caminos para ir recibiendo las bonificaciones que haya en cada uno de los monasterios por los que va pasando. Una vez llega el peregrino a un monasterio, el jugador pone uno de sus discos de su color para indicar que ya ha pasado por ahí, y esto es básicamente porque hay puntuaciones de final de partida en cartas que otorgan puntos por monasterios visitados.

Pero también hay otros tipos de beneficios en las acciones de los personajes, como las que dan monedas directamente, o aumentan el contador de guardias, y también recibir directamente puntos de victoria, los cuales se contarán directamente.

La siguiente fase del juego es para determinar el orden de juego en función de la cantidad de coronas que hemos obtenido anteriormente en esta ronda. Estas coronas son obtenidas mediante las fichas de corona si las hubiese habido encima de los personajes contratados, las fichas de favor y las coronas que había en su actual orden de turno. La suma de todo, determínalos el orden de turno.

Lo siguiente que van a hacer los jugadores es subir en los marcadores de influencia y así obtener los beneficios que otorgan. Cada jugador subiría en función de la suma de las caras de los dados que han escogido, por lo tanto, cada jugador subirá como mucho en 3 tracks por ronda. No hay que desdeñar esta parte porque es un buen sitio donde conseguir bonificaciones que supongan una buena ventaja en el juego, y además se consiguen puntos por la posición que se ocupa en cada uno de los tracks.

Finalmente, en la última fase tenemos la oportunidad de invertir nuestro dinero o nuestras coronas para poder colocar uno de nuestros marcadores en una de las travesías que se pueden financiar. Estas travesías otorgan unas bonificaciones que se darán al final de la partida, pero teniendo en cuenta que si bien hay algunas que dan puntos directos, otras travesías tienen condicionantes para puntuar.

Cuando se han hecho 4 rondas siguientes estas fases, la partida llega a su fin. En este momento se calculan las puntuaciones teniendo en cuenta lo siguiente:

  • Puntos de victoria de las travesías
  • Puntos de victoria por orden en los tracks de influencia
  • Puntos de victoria por los sets de diplomas que se obtienen en las cartas
  • Puntos de victoria por los puntos otorgados por las cartas de personaje de final de partida
  • Puntos de victoria por los guardias, monedas y coronas.

El jugador con más puntos, gana la partida

Opinión del juego:

Hoy nos encontramos ante un juego de la escuela italiana, de esos autores que se encuentran ahora mismo en la cúspide de la ola. Posiblemente sean los más aclamados ahora mismo y los que mas satisfacciones han dado este año 2018.

Coimbra parte de una premisa muy sencilla: hacer una tirada de dados, y por orden, todos los jugadores van cogiendo uno cada vez. Después de cogerlo, se coloca en una de las filas de personajes, y a la hora de escoger el personaje se tiene en cuenta el valor de los dados para establecer el orden. Se ejecuta la acción del personaje comprado, y se sube en un marcador de influencia en función del color del dado. Fácil y sencillo. Quizá un eurogame más con decisiones muy atómicas. Pero no.

A la hora de escoger el dado tenemos que tener en cuenta que el valor del que escojamos va a determinar tanto el valor de compra del personaje como el orden a la hora de poder elegirlo. Además, en función del color, subiremos en uno de los 4 tracks de influencia de la partida. Esta simple decisión acaba teniendo 3 variables que hay que tener en cuenta para la estrategia de la partida. Pero es que la cosa no acaba aquí. Hay bonificaciones en la partida que en función de los dados escogidos esa ronda, no va a dar unas cosas u otras.

La elección del personaje determina a priori la acción que queremos ejecutar, pero es que también tendremos que tener en cuenta cual es el valor de compra y el tipo de pago, o monedas o guardias, y tener claro que podemos pagarlo. Una vez escogido, la cantidad de diferentes personajes y de momentos diferentes donde se puede ejecutar una parte de las bonificaciones hace que la decisión sea más amplia. Estas acciones afectan a otras zonas del juego, como la obtención de movimientos en el mapa, inversiones extra en travesías, etc.

Este título está combado por donde quiera que lo mires, y cada una de las partidas será totalmente diferente porque el orden de salida de los personajes del mazo será distinta (siempre dentro de un orden establecido por los reversos de las cartas), lo cual le da una rejugabilidad muy alta.

Pero no es nada de lo anteriormente descrito lo que más me ha llamado la atención de Coimbra. Hay algo, que no sé que es, que te llama la atención y te tienta con querer jugar otra partida.

Quizá sea la corta duración de reglas, que aunque las 2 primeras rondas de la primera partida te ves abrumado por la iconografía, al ver lo fácil que es buscar la carta o loseta en cuestión en el manual, provoca mucha satisfacción poder resolver la duda tan rápidamente.

Quizá sea el efecto constante y presente de que hagas lo que hagas, vas a tener recompensa directa que te va a permitir hacer un combo por pequeño que sea. Es una sensación muy gratificante el saber que no has tirado un turno por la borda. Y lo mejor, es que a toro pasado te puedes dar cuenta que podías haber optimizado mejor, y esto te reta a pensar más.

Sinceramente, no me importa mucho lo que es, pero tengo claro que la primera vez que leí el manual, y vi esa gestión maravillosa de los dados, me entraron muchas ganas de jugarlo. Y creo que puedo decir sin dudas, que es uno de mis euros preferidos de este año 2018, con lo que recomiendo encarecidamente que la gente lo pruebe pero que no le quite ojo al stock disponible en su tienda habitual.

Nos vemos en la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.