Hoy descubrimos… Musa

La inspiración, ese gran aliado escurridizo que tienen los artistas y que tanto anhelan encontrar. Hay quien se servía de sustancias, hay quien de la soledad y meditación. Y otros, solo necesitaban tener cerca a alguien importante, alguien a quien llamaban su musa. Por eso, vayamos hoy a un mundo onírico a dejarnos llevar, porque hoy descubrimos… Musa.

Autor: Jordan Sorenson

Arte: Apolline Etienne, Andre Garcia, Daniela Giubellini, Kristen Plescow

Editorial: 2 Tomatoes

Contenido de la caja:

  • 84 cartas de Obra Maestra
  • 30 cartas de inspiración

Para empezar una partida de Musa, se separan todos los jugadores en 2 o 3 grupos con la única condición que cada uno de ellos tiene que tener al menos 2 jugadores.

A continuación se barajan las cartas de obra maestra por un lado, y las cartas de inspiración por otro. Esto es todo lo que necesitamos para empezar una partida.

En el turno de un equipo activo, uno de los jugadores recibe el rol de Musa y el resto serán los artistas. El equipo de la izquierda coge 6 cartas de obra maestra y 2 cartas de inspiración y le da una de cada al jugador que hace de Musa.

Las cartas de obra maestra contienen imágenes que pueden evocar muchas y muy variadas cosas, y las cartas de inspiración tienen un mensaje escrito muy claro.

El jugador que hace de Musa tiene que revelar la carta de inspiración, decir en alto una pista y darle la carta de obra maestra al otro equipo para que la baraje con las otras 5.

Ahora se revelan todas las cartas de obra maestra, y el resto del equipo del jugador que es la Musa, debe adivinar la carta.

En el caso de que el equipo descubra la carta de obra maestra, se la queda como punto.

A continuación, pasa el turno al equipo de su izquierda. El primer equipo que llegue a 5 cartas de obra maestra conseguidas gana la partida.

Opinión del juego:

Musa es uno de esos juegos que aparecen encima de una mesa cuando una sobremesa se hace un poco espesa y soporífera. Cuando un grupo de gente que no quiere jugar o que no está acostumbrada a jugar se le hace un poco el camino cuesta arriba.

Entonces cuando aparece un juego como Musa, un juego en el que las reglas son muy sencillas y provoca interacción y risas, con situaciones cómplices y donde el juego te lleva a discutir en grupo decisiones para intentar ganar.

Es un juego que evidentemente no puede gustar a aquellos jugadores que no les guste los partys, pero a poco que se diviertan con juegos con Dixit, descubrirán que este Musa le da una vuelta de tuerca muy muy interesante.

Un arte precioso y evocador que va a hacer las delicias de los que disfruten este tipo de aspecto de los juegos de mesa. Sin embargo, una muy buena elección.

Nos vemos en la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.