Hoy descubrimos… Luxor

Nos hemos desplazado hasta Egipto para participar en lo que se escucha que va a ser la mayor expedición dentro de una pirámide en busca de tesoros faraónicos. Pero como las noticias nunca llegan solo a unos cuantos, participaremos con más expedicionarios. Al final, de reputación no come el hombre. Hoy descubrimos… Luxor.

Autor: Rüdigern Dorn

Arte: Dennis Lohausen

Editorial: Devir

Contenido de la caja:

  • 1 tablero
  • 1 tablero de Horus
  • 1 tablero de puntuación
  • 31 cartas básicas de juego
  • 24 cartas de Horus
  • 30 losetas de tesoro
  • 14 losetas de templo
  • 6 losetas de Horus
  • 6 losetas de Osiris
  • 20 llaves
  • 18 losetas de tesoro comodín
  • 22 escarabajos
  • 2 sarcófagos
  • 20 aventureros (5 de cada uno de los 4 colores)
  • 4 fichas de puntación
  • 4 fichas de jugador
  • 1 dado
  • 1 indicador de jugador inicial

          

Preparar una partida de Luxor es muy sencillo. Se pone el tablero en el centro de la mesa y se rellenan los diferentes espacios con losetas de Horus, de Osiris y de tesoro según el dibujo que tenga impreso. Se pone el sarcófago en el centro del tablero. Se colocan los tableros de Horus y de puntuación a un lado de la mesa, junto a los escarabajos (bocabajo) y las llaves.

Se separan las cartas de Horus según el nivel al que pertenezcan en función de su dorso y se colocan en el tablero de Horus en 3 mazos.

Cada jugador coloca su marcador de puntuación y sus exploradores en la casilla inicial (2 exploradores) y 1 más en cada casilla de estatua de Anubis.

Finalmente, cada jugador recibe un set de cartas iniciales y una ficha recordatoria del color que ha elegido. Ahora ya se puede empezar la partida.

En Luxor los jugadores lucharán por conseguir la mayor cantidad de puntos al finalizar la partida, que se dará cuando 2 exploradores, sean del color que sean, lleguen al sarcófago del centro del tablero

La partida se desarrolla en diferentes rondas en las cuales el jugador activo tiene que ejecutar las siguientes acciones:

1.   Jugar carta de la mano

El jugador juega una de las dos cartas que tiene en los extremos de la baraja que mantiene en la mano. Esto es quizá una de las cosas que hacen especial al juego, y es que cada vez que un jugador adquiera una carta, debe colocarla siempre en el centro. Cada jugador, al final de su turno, acabará con 5 cartas en la mano.

Una vez que se ha jugador la carta, el jugador mueve uno de sus exploradores en función del número o acción que pone en la carta. Cabe destacar que solo se pueden mover aquellos exploradores que tenga levantados, y para levantar a un explorador de una de las estatuas de Anubis, debe pasar por encima de cada estatua uno de sus meeples.

2.   Realizar una acción

Donde el jugador acaba el movimiento de uno de sus meeples, comprueba si tiene tantos exploradores como iconos muestre la loseta. Si no los tiene, no pasa nada.

Si los tiene, el jugador coge la loseta y se la queda, mueve el marcador tantos puntos como muestre la loseta, y comprueba si al descubrir el espacio hay un icono o no. Si no lo hay, no pasa nada. Si lo hay, se saca una loseta de la pila que coincida con el icono y se pone en espacio que se ha quedado vacío.

3.   Robar una carta

Si el jugador no ha robado una carta de Horus durante la fase anterior, entonces debe robar una carta del mazo de robo. La carta siempre hay que colocarla justo en el centro de la mano, por lo que esa carta solo será accesible a medida que se vayan jugador en fases posteriores las cartas de los extremos.

La partida termina en el momento en que dos meeples de aventureros entran en la cámara funeraria, es decir, en el centro del tablero. Los jugadores terminarán la ronda en curso y pasarán a contar la puntuación. Los puntos de cada jugador vienen dados por:

  • Los PVs de los aventureros en la cámara funeraria (5 para el primero y 3 para el segundo).
  • Los PVs que marca el espacio en el que se encuentra cada uno de los aventureros
  • Los PVs que haya en el reverso de los sarcófagos obtenidos
  • Los PVs que otorgan las llaves (1 por llave)
  • Los PVs otorgados por la cantidad de conjuntos de tesoros (una joya, una estatua y una vasija).
  • Los PVs que haya en el reverso de los escarabajos obtenidos

El jugador con mas puntos de victoria se convertirá en el mejor explorador y además ganará la partida.

Opinión del juego:

Hoy nos encontramos con un juego de corte familiar y reglas sencillas pero que no por ello deja de ser interesante. Una de las cosas que llama mucho la atención es la cantidad de componentes que lleva en la caja pero que no hace en absoluto que la preparación de la partida sea un engorro. Son partidas que se preparan en 5 minutos si se tiene todo bien organizado en bolsas (algo que, quién mas o quien menos, ya hace). Solo es sacar, desplegar y a jugar.

Y quizá sea uno de sus puntos fuertes, el hecho de que la preparación sea tan fácil que ayude a que un público familiar se decida por este título. Porque Luxor es un juego que sirve perfectamente a un propósito que es el de dar a aquellos nuevos jugadores unas nuevas mecánicas a las que afrontarse para así dar un paso más.

La verdad es que una de las cosas que me llamó la atención del juego es la gestión de la mano. La inclusión de nuevas cartas se hace siempre en en centro de la mano, y el uso de las mismas solo se puede hacer con las cartas de los extremos. Eso lo hace diferente al resto y le aporta un punto estratégico muy interesante.

Luxor es uno de esos títulos familiares que llegan para quedarse. De esos que se piden jugar en las sobremesas y de aquellos títulos que los pequeños jugadores de las casas son de los primeros juegos que aprenden a explicar. Tengo la sensación que es de ese tipo de juegos que cuando pasan muchos años siguen en casa como nos ha pasado con muchos de nuestros juegos y juguetes a los que ya somos mas mayores.

Nos vemos en la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.