Hoy descubrimos… Gold West

La fiebre del oro nos ha llevado hasta el Oeste, donde hemos montado un imperio para poder ser los prospectores más importantes del momento. No hay lugar para el error ni para el despilfarro. Todos los recursos que tenemos tienen que servir a un bien único, y otros personajes vienen a hacer lo mismo. Es una época en la que cualquier territorio va a darnos beneficios que pueden contribuir a nuestra grandeza. Es la hora de arrasar, porque hoy descubrimos… Gold West.

Autor: J. Alex Kevern

Arte: Adam P. McIver

Editorial: 2 Tomatoes

Contenido de la caja:

  • 1 tablero (montado en 8 losetas de territorio  y 1 loseta de agua)
  • 56 fichas de mina
  • 4 tableros de jugador
  • 4 meeples de minero (1 de cada color)
  • 48 fichas de campamento (12 de cada color)
  • 48 discos de influencia (12 de cada color)
  • 12 fichas de diligencia (3 de cada color)
  • 12 losetas de Boomtown
  • 20 cartas de inversión
  • 5 fichas de bono de inversión
  • 12 fichas de bono de envío
  • 4 fichas de orden de turno
  • 16 recursos de madera
  • 16 recursos de carbón
  • 15 recursos de oro
  • 15 recursos de plata
  • 15 recursos de cobre

Preparar una partida de Gold West lleva poco tiempo. Se coloca el tablero en el centro de la mesa y se ponen dentro las piezas de territorio, dejando el espacio en medio para poner la ficha de rio. En cada una de los hexágonos se pone una ficha de mina con el símbolo del pico hacia arriba, excepto en los hexágonos que lindan con el rio, donde inicialmente se colocan las fichas reveladas.

Se colocan 4 losetas de Boomtown en la zona para ello, y en el espacio sobrante se pone la ficha de 4 puntos. En la zona de envíos se coloca una diligencia de cada jugador en cada una de las lineas, y en los espacios de puntuación, los bonos de mayor a menor número de su respectivo color.

Fuera del tablero se colocan 8 cartas de inversión que son las únicas que se jugarán en la partida.

Cada jugador recibe un tablero personal donde colocará sus discos de influencia y sus campamentos, y los recursos que marque su ficha de número de jugador en el lugar que indique.

Por último, coloca su minero en la posición 0 del marcador de puntuación. Y ya podemos empezar a jugar.

EL objetivo de la partida es acabar con el mayor número de puntos, los cuales iremos obteniendo a través de la gestión de los recursos que vayamos obteniendo y donde los coloquemos. El turno de juego se compone de 3 fases claras y diferenciadas.

  • Fase de activación de contador de suministros

En esta fase se cogen todos los recursos de una de las 4 zonas de la parte izquierda del tablero de jugador y se van subiendo hacia arriba. Por cada una de las zonas por donde se pase, el jugador deberá ir dejando un recursos a su elección, hasta que saque del tablero los restantes. Estos recursos son los que tendrá disponible para la siguiente fase del turno (si es que le quedase alguno)

  • Fase de utilización de metales

Los recursos que hay en el juego son 5: oro, plata, cobre, piedra y madera. En esta fase se utilizan los recursos de metal que se han sacado del tablero personal del jugador activo y se utilizan para las diferentes acciones disponibles:

1.- Zona de envíos: por cada metal utilizado, se avanza la diligencia del track de ese tipo. No hay límite de uso y se puede usar cualquier combinación de ellos.

2.- Obtener cartas de inversión: pagando los metales que marquen las cartas de inversión, se obtiene una de ellas de las disponibles en la partida. Estas otorgan una cantidad diferente de puntos en función del valor de los metales

3.- Boomtown: pagando los metales que indique la columna y la fila, se puede colocar un disco de influencia en algunas de las oficinas para obtener una bonificación al final de la partida. Las oficinas pueden tener hasta 2 discos, y pueden ser del mismo color.

  • Fase de construir o saquear

Si se ha sacado del tablero de jugador recursos de piedra y/o madera, se deben usar en esta fase para construir un edificio. Los jugadores pueden, pagando un recurso de piedra o uno de madera, construir un campamento en alguno de los hexágonos que tienen la ficha de mina descubierta.

Sin embargo, si pagan un recurso de piedra y uno de madera, deberán hacer lo mismo pero colocando un disco de influencia debajo de la ficha de campamento, obteniendo así un asentamiento

Pero si no tienen ni piedra ni madera, deberán saquear, que es básicamente colocar uno de sus campamentos en la zona de penalizaciones del tablero.

Sea como sea, al final del turno, cada jugador habrá colocado una ficha de componente en el tablero y habrá cogido una ficha de mina. Si el campamento se ha colocado en la zona de penalizaciones, esta ficha quedará descartada de la partida. Si por el contrario se pagó la construcción, el jugador colocará la ficha de mina por el lado del pico y la pala en la zona de influencia de su tablero personal.

En cualquier caso, tanto si el jugador construye como si saquea, coge los recursos indicados en la ficha de mina y los coloca todos juntos en uno de los 4 espacios a la izquierda de su tablero. En función del sitio donde sean colocados, recibe una cantidad de puntos u otra.

Es importante destacar que si se construyó un simple campamento, el jugador debe colocar la ficha de mina en el primer círculo vacío de su color (empezando por la izquierda) en la zona de influencia de su tablero personal.

La partida termina cuando todos los jugadores han colocado todas sus fichas de campamento. El jugador que más puntos consiga durante la partida será el ganador.

Opinión del juego:

Gold West llama la atención inicialmente porque es de uno de esos títulos con una calidades a las que nos tiene acostumbrados la editorial TMG. El tema, como buen eurogame, está totalmente pegado, pero la construcción y diseño de los diferentes componentes me llevan a interesarme por el juego.

Y, ¿por qué resalto el tema de la construcción y diseño?. Pues porque básicamente un juego en el que tienes que construir el tablero con componentes que incluyen aleatoriedad y en los que no todos los componentes se usan en todas las partidas, ya tiene muchos puntos ganados para que me interese. Eso va a hacer que, sin entrar en detalle todavía, se presuma mucha rejugabilidad.

Una vez montado el tablero llega el momento de leerse el turno de juego, y es aquí donde aparece una genialidad. 3 fases, 3 normas, y ya tienes un turno montado. Sencillo, sin pequeñas excepciones que hacen que tengas que acordarte de detalles minúsculos y que posiblemente se pasarán por alto en más de una ocasión. Sinceramente, es una cosa que valoro mucho, y no solo porque con la cantidad de juegos a la que vamos jugando y aprendiendo, no tenemos capacidad para memorizarlo todo. Si no que, además es fácil retomar el juego después de un tiempo sin haberlo tocado, y con un repaso rápido, volvemos a tenerlo todo fresco.

Un título de los que tienes la sensación de hacer muchas cosas en el turno siempre y cuando midas bien tus movimientos, ya que el apostar por conseguir metales en 2 turnos seguidos, puede hacer que sumes penalizaciones porque no has pensado en sacar madera o piedra, que son los recursos que permiten construir. Esto introduce el balanceo en turnos para que no siempre haya que ir a por lo gordo, sino que haya turnos en los que sean mas de acopio que de otra cosa.

En cuanto a la mecánica de puntuación, pues que voy a decir, que me encantan las ensaladas de puntos. En Gold West tienes la posibilidad apostar por invertir los recursos en diferentes lugares parado bien conseguir sumar puntos de manera rápida, o bien por conseguirlos pensando a futuro.

Un juego que se queda en un peso medio y que nos deja un buen sabor de boca en cuanto a gestión se refiere. No es fácil optimizar los metales y demás recursos en cada uno de los turnos, así que tocará exprimirse un poco la cabeza.

Nos vemos en la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.