Hoy descubrimos… Clank!

Parece mentira lo mucho que nos gusta un tesoro. Y creo que ese placer es directamente proporcional a correr aventuras por sitios inexplorados, con tensión y ese no se qué en el pecho que nos dice que estamos haciendo algo emocionante. Lo que pasa es que eso de que haya un dragón dormido y tengamos que pasar de puntillas, con el ruido que solemos hacer… ya no apetece tanto. Pero vamos a bajar igualmente, porque, ¿para qué hemos venido si no? Hoy descubrimos… Clank!

Autor: Paul Dennen

Arte: Rayph Beisner, Raul Ramon, Nate Storm

Editorial: Devir

Contenido de la caja:

  • 1 tablero de dos caras
  • Cartas de reserva
    • 15 Mercenario
    • 15 Explorar
    • 12 Tomo Secreto
    • 1 Goblin
  • 4 mazos iniciales de jugador
    • 6 Desvalijar
    • 2 Tropiezo
    • 1 Paso lateral
    • 1 Reptar
  • 100 cartas de Mazo de mazmorra
  • 7 Artefactos
  • 11 Secretos principales
  • 18 Secretos Secundarios
  • 2 Llaves maestras
  • 2 Mochilas
  • 3 Coronas
  • 3 Ídolos de mono
  • 4 Fichas de maestría
  • Muchas monedas de oro
  • 120 Cubos de Clank! (30 por cada color de jugador)
  • 1 Ficha de dragón
  • 4 Peones de Jugador
  • 24 Cubos de dragón
  • 1 Bolsa de dragón

El objetivo que tienen nuestros valientes jugadores es bajar a las profundidades de la mazmorra donde se escucha que hay infinidad de valiosos tesoros y salir con vida de ella, porque se sabe que en la oscuridad habita un temible dragón que una vez despierte no va a dejar títere con cabeza. Para ello, cada jugador deberá coger un Artefacto que le reportará puntos, así como muchos más objetos de valor que le sumarán en la puntuación final.

                           

Para ello, cada jugador cuenta con una mano inicial de cartas que le permite ejecutar diferentes acciones. las cartas tienen diferentes iconos que podrán sumar en su turno para ejecutar las 3 acciones principales. En el turno de un jugador, este tiene que coger las primeras 5 cartas de su mano y jugar con los valores que dan los símbolos para hacer las acciones, que son:

Habilidad: la suma de estos valores permiten al jugador comprar más cartas de la fila de mazmorra. Estas, a su vez, irán permitiendo que los jugadores tengan mejores cartas, pero evidentemente, el coste será más alto.

Espadas: la suma de los valores permite a los jugadores enfrentarse los monstruos que se irán encontrando por el camino, y que irán apareciendo en la fila de mazmorra. Estos monstruos otorgarán jugosas recompensas que ningún aventurero está dispuesto a perderse.

Botas: la suma de los valores permite a los aventureros moverse por la mazmorra al coste de un tramo por por cada punto de valor. Lo que pasa es que no todos los pasadizos se recorren de manera tan sencilla: hay pasadizos que solo se pueden atravesar con una llave maestra, o a mayor coste, o porque nos encontramos con un monstruo. Estos pasadizos están marcados con unos iconos que los identifican.

Dentro de la mazmorra existe un mercado donde los jugadores podrán comprar mercancías que permitirán mejorar las habilidades de los jugadores como la llave maestra, la mochila y las coronas. Además, estas fichas otorgarán valor a nuestros tesoros y puntos de victoria.

Pero no todo es tan bonito. Como comentaba, hay un dragón que está dormido y que odia profundamente el ruido, y los aventureros irán poniendo en la zona de fichas de Clank. Hay cartas que hacen que provoques ruido, y en ese caso, el jugador que lo ha provocado cogerá cubos de su color y lo pondrá en la zona antes mencionada.

                           

Al final de cada turno, el dragón hace un ataque y da un paso. La casilla en la que está marca el número de cubos que se van a sacar de la bolsa, y si salen cubos de nuestro color, se ponen en nuestro marcador de daño. En el caso de que este marcador llegue al final, el jugador pierde el conocimiento y si sigue en la parte inferior de la mazmorra, pierde la partida y te vas a convertir en la cena del dragón.

En el momento es que un jugador coge un artefacto y, o bien sale a la superficie o pierde el conocimiento en la parte superior, coloca su peón en la zona de torre, lo que marcará los últimos 4 turnos. Es momento de empezar a subir, porque ya el dragón se pone cada vez más nervioso y ataca más.

En el momento en que el peón llega al final, la partida termina, y los jugadores que no hayan llegado a la parte superior de la mazmorra quedan eliminados, y no podrán acceder a la fase de puntuación. Los jugadores que estén en la parte superior o fuera de la mazmorra, cuentan el valor de sus tesoros, y el que más tenga, habrá ganado la partida y será el aventurero más… valiente?

Opinión del juego:

Clank es un constructor de mazos donde la mecánica es ir comprando cartas para tener una mano cada vez más potente e ir avanzando en los valores de las cartas para que en nuestro turno, cada vez podamos hacer más cosas y comprar más cartas a la vez. El que más o el que menos ya conoce las singularidades de este proceso: carta que juegues, carta que va a un descarte provisional, y cuyas cartas no podrás volver a usar hasta que no cicles el mazo, es decir, hasta que no agotes el actual.

Este tipo de juegos me encanta, y me divierte enormemente que además todas las cartas tengan algo que hacer en el texto de, podríamos llamarle evento. Hay cartas muy buenas pero que hacen nos harán poner mas cubos en la zona de Clank, con lo que nuestras posibilidades de que salgan mas cubos nuestros cuando el dragón ataca sean mayores.

Creedme que con 100 cartas en el mazo de mazmorra, es difícil que se repitan las partidas, máxime cuando los tesoros no siempre están en los mismos sitios en cada partida, y que el valor de los tesoros se ponen en un sitio o en otro de manera aleatoria. Con lo que, ¿es mejor coger algo rápido de las primeras estancias aunque el valor del tesoro sea menor, o vale la pena arriesgarse a adentrarnos más y conseguir un objeto de mayor valor aún a riesgo de no poder salir nunca? No lo sabemos, habrá que ir leyendo la partida del resto de jugadores.

Es un juego de reglas muy muy sencillas. Se explica en no más de 10 minutos y se juega en una hora o un poco más. Yo tengo que decir que es uno de esos títulos que considero joyas en mi colección, ya que además de que la mecánica me encanta, que la ambientación y el arte me parecen maravillosos, y que la producción que tiene me genial (tiene unas cartas, componentes y caja de gran calidad), tiene una interacción indirecta que me parece de lo mas graciosa y tensa.

Y, ¿por qué? Pues porque tu vas haciendo tu patida, comprando cartas, pasando paisajes, derrotando monstruos y cogiendo riquezas, hasta que te das cuenta que uno de los jugadores ha empezado a subir. Y son milésimas de segundo, pero se aprietan los músculos, entra un sudor frio por la nuca, y empiezas a hacer cálculos de los pasos que te quedan para subir. Y si a eso le sumas que en ese momento te das cuenta que no has hecho un mazo muy potente para correr pero si para luchar, es el momento de empezar a rezar todo lo que sepas, porque una cosa está clara: el dragón no perdona.

Juego totalmente recomendable, sin duda alguna.

Nos vemos en la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.