Hoy descubrimos… Senators

Siempre digo lo mismo: qué maravilloso, grande e intrincado era el glorioso imperio romano. Una República llena de complots y decisiones en las que queremos estar presentes. Y para ello tendremos que llenar el senado de aliados, para que, llegado el momento, alguien se alce como César, y ese alguien, seas tú. Hoy descubrimos… Senators.

Autor: Haig Tahta, Rikki Tahta

Arte: Stephanie Gustafsson, Andrew Higgins, Pascal Quidault, Diletta De Santis

Editorial: DMZ Games

Contenido de la caja:

  • 4 tableros de Senado y mercado
  • 54 cartas de recursos
  • 15 cartas de ministerio
  • 22 cartas de evento
  • 9 cartas de apoyo
  • 48 monedas
  • 5 marcadores por jugador (1 disco para el senado y 4 de subasta)
  • 5 sumarios de reglas
  • 5 pantallas de jugador

El objetivo de la partida es acabar siendo el jugador que tenga mas senadores, y esto se representa con el disco que iremos moviendo por el marcador en el tablero del senado. Tanto si se pierden como si se ganan, ese disco irá desplazándose arriba o abajo.

Durante la partida, los jugadores van a ir jugando por turnos hasta que se revele una cuarta carta de guerra, lo que desencadenará el final de partida, Y es que el turno de un jugador es muy sencillo, y solo ha de hacer 2 fases. Estas son:

FASE I: Revelar una carta de evento

Simplemente se destapa una carta de evento del mazo, se resuelve al instante y se descarta en una pila. En el caso de que sea una carta de guerra, se resuelve y se descarta en una pila aparte.

FASE II: Elegir y hacer 1 acción

En esta fase los jugadores deben elegir una de las 3 acciones disponibles para llevar a cabo. Estas son:

     1.- Subasta

Se revela la primera carta de cada uno de los mazos de recursos y del mazo de ministerio. Estos mazos se han creado separando las cartas en función de los símbolos de su reverso (1, 2 o 3 puntos). A continuación cada jugador, empezando por el de la izquierda del jugador activo, realiza una puja en una, ninguna, o todas las cartas que quiera. Para ello, coloca sus marcadores de puja en los diferentes tableros de senado para marcar cuánto está dispuesto a pagar.

A continuación los jugadores siguientes solo podrán o aumentar esa puja, o no pujar y pasar en una, cualquiera, o todas las cartas subastadas. Al final, el jugador activo decide si, en cada una de las cartas pujadas, se la vende al mejor postor, o por el contrario se la queda, pagándole el precio al jugador con el cubo en la apuesta más alta. Y esto se va a realizar en todas las pujas y en el orden que se quiera. Todas las cartas compradas son públicas y se ponen fuera de la pantalla y de forma visible al resto de jugadores.

     2.- Extorsión

El jugador activo recibe 3 talentos de la banca y hace una oferta a cualquiera de los jugadores por una de sus cartas públicas. Si el dueño decide aceptarla, entrega la carta y recibe el dinero. Pero si no la acepta, deberá pagar la misma cantidad de dinero al jugador que realizó la oferta. Las cartas de recurso conseguidas de este modo, pasan a ser privadas, y se indica dándoles la vuelta. Las de apoyo y ministerio siguen siendo públicas.

     3.- Venta 

Si el jugador decide hacer la venta, primero ofrece al resto de jugadores que le paguen 5 talentos cada uno que quiera hacer también una acción de venta. Una vez los jugadores han pagado (o no) y echo sus ventas, es el turno del jugador activo.

Una acción de venta consiste en vender cartas. Si son recursos, se pueden vender conjuntos de 3 cartas que, o bien sean del mismo recurso, o bien tengan el mismo valor. Si además, lo que tenemos es un conjunto de cartas del mismo recurso, pero con valores consecutivos, tenemos una bonificación de 15 puntos.

Pero evidentemente, y como todo en la vida es corrompiste y tiene un precio, se pueden comprar senadores a razón de 10 talentos cada senador. Lo bueno es que en cualquier momento del juego podremos recibir 5 talentos perdiendo por contra 1 senador. En fin, ceder terreno nunca debe ser gratis…

En el momento en que se revela el cuarto evento de guerra, acaba inmediatamente la partida (sin que se resuelva este evento). El ganador será el que más senadores tenga. Así que… ¡Ave César!

Opinión del juego:

Hoy nos hemos encontrado un juego que nos ha atraído por todas y cada una de las mecánicas que implementa. Si, uno de esos títulos que no aparece en los blogs de juegos, en los canales de youtube o en los podcast del momento. Pero que cuando lo tienes entre manos, y lo empiezas a jugar, te das cuenta del potencial que tiene.

Y es que Senators es una lucha constante por mantenerse arriba, porque la incertidumbre de no saber cuando va a acabar la partida te hace siempre estar en tensión por optimizar y pugnar por la mejor carta.

El mecanismo de pujas de una sola ronda me parece genial. Ese en el que el jugador activo es el último en pujar pero que tiene toda la decisión a la hora de acabar con la puja. Puede que, si quiere quedarse la carta tenga que pagar un precio alto, pero si decide venderla, cobrará esa misma cantidad de dinero. Y eso hace que los jugadores no se pasen a la hora de pujar, porque les puede ir la ruina en ello.

Lo mismo me ocurre con la tematización que hago personalmente de la acción de extorsionar. Es lo que hay: quiero tu carta. Si quieres, te la pago al precio que yo considere. Pero si no quieres vendérmela, me tendrás que dar esa misma cantidad de dinero. Evidentemente, no he venido hasta aquí para irme con las manos vacías.

Si te gusta un juego con interacción directa, de esa que sirve para tus intereses, y que pueden hacerte conseguir dinero pero sin hacer el mal por el mal, Senators es tu juego. Si además te gusta el tema del antiguo imperio romano, pues imagínate. Ojo, si no te gusta contar y tener en mente cálculos para optimizar tu turno, no es tu juego, pero es que aunque pueda dar la sensación de jueguito en caja pequeña, requiere de mucha picardía para jugar y ganar.

Podemos decir que este es uno de los juegos recomendables que no pueden salir de mi ludoteca, y de los que recomiendo encarecidamente que la gente pruebe.

Nos vemos en la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.