Hoy descubrimos… El diablo de la botella

Ganar monedas siempre es motivo de alegría y de, en el caso de los juegos de mesa, ser el que posiblemente se lleve el gato al agua. Hoy es complicado tematizar el juego que nos ocupa, pero siendo un juego de bazas, quizá sea lo que menos importa. Eso si, hoy el diablo y su botella juegan un papel muy importante que no nos va a beneficiar en nada. Hoy descubrimos… El diablo de la botella.

Autor: Günter Cornett

Arte: Tom Agnetti, Günter Cornett, Carsten Fuhrmann, Tuuli Hypén, Jere Kasanen

Editorial: Mont Tàber

Contenido de la caja:

  • 36 cartas (12 de cada color amarillo, rojo y azul)
  • 1 carta de valor inicial
  • 3 cartas resumen
  • 1 botella de madera
  • 1 bloc de puntuación

El objetivo del juego es ir ganando bazas para que al final de la partida, puntuar las monedas que tenga impresas cada una de las cartas que hayamos ganado. El turno del juego es muy sencillo y solo deberemos ir jugando una carta de nuestra mano.

La carta de resumen muestra el valor inicial y todas las demás cartas numeradas con su palo (color que tiene esa carta). Al lado se coloca la carta de valor inicial (que es la de 19 y que no tiene color). Encima de esta carta se pondremos inicialmente la botella del diablo.

Una vez todos los jugadores han recibido el mismo número de cartas del mazo, deciden una carta que pondrán bajo la carta de Valor Inicial (19). Además, y atendiendo a una mecánica de draft, cada jugador da una de sus cartas al jugador que tenga a su izquierda y a su derecha. De igual manera, reciben una carta de ambos jugadores.

El jugador activo juega una carta, y así sucesivamente, todos los demás jugadores deberán jugar una carta del mismo palo siempre y cuando sea posible.

Si todas las cartas son superiores a la carta de Valor Inicial, la baza se la lleva el jugador que puso en juego la carta con valor más alto, siempre y cuando sea del mismo palo. Las cartas ganadas van a su zona de bazas ganadas.

En el caso de que alguna de las cartas jugadas tenga un valor inferior al Valor Inicial (recordemos que en este momento es 19), gana la baza el que mas se acerque al 19 pero por debajo. Lo único malo es que este jugador se llevará la botella del diablo. En este caso, toda las cartas de la baza van a la zona de bazas del jugador, pero la carta con la que ha ganado, la deja en su zona aparte con la botella encima. Y a partir de ahora, el valor inicial será el valor de la carta.

Se siguen jugando bazas hasta que se agotan todas las cartas. En el momento en el que uno de los jugadores juegue una carta inferior al nuevo Valor, se pasa la botella a ese jugador, y la carta pasa a la zona de bazas del jugador que deja ir la botella.

Cuando se han agotado todas las cartas de las manos de los jugadores, se procede al conteo de puntuación. Todas las cartas que tenga cada jugador en su zona de bazas tienen un número de monedas impresas, y la suma total será su puntuación final. En el caso del jugador que tenga la botella al final de la partida, deberá coger las cartas que se pusieron al inicio de la partida debajo de la carta de Valor Inicial (19), sumar las monedas y restarlas a su puntuación.

Opinión del juego:

Pocas cosas a comentar sobre este El diablo de la Botella, pero a la vez, un juego de bazas que me parece muy redondo por varias razones. Por su propia naturaleza, los juegos de bazas de este estilo y cuya mecánica principal es precisamente esta, suelen durar poco tiempo, y esto hace que, por una parte, las reglas sean sencillas y el juego sea fácil tanto de explicar como de jugar, y que se pueden jugar varias partidas encadenadas.

Y esto es precisamente lo que nos gusta de este título. Un juego que se explica en 3 minutos, pero que jugarlo bien y con estrategia se consigue al haber jugado varias partidas.

Tiene una preparación rápida, y una tensión continua a la hora de deshacerte de la botella conforme vas viendo que las rondas se van sucediendo y que va a llegar el final. Es de esos juegos que me gusta llevarme a un bar para jugar en una terraza mientras tomamos algo.

Reglas asequibles como comentaba antes, que hace que el rango de jugadores sea grande, ya que tanto a los jugadores avezados, como a esas personas que no están tan acostumbradas a jugar, va a ser fácil «engañar» para que disfruten de un rato de juegos de mesa. Precio contenido, tamaño reducido, y un juego de una colección de títulos que está sacando Mont Tàber que nos gusta tener.

Nos vemos en la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.