Hoy descubrimos… Optimus

Quizás sea el momento de los Roll & Write, y tenemos de todos los tipos, pero sin duda, si alguno ha sido laureado y se ha hablado de él, ese es el juego del que vamos a hablar hoy. Un juego que no ha dejado indeferente a nadie, y que ha generado muchas horas de enganche. Hoy descubrimos… Optimus.

Autor: Wolfgang Warsch

Arte: Leon Schiffer

Editorial: Devir Iberia

Contenido de la caja:

  • 1 bloc de plantillas
  • 6 dados
  • 4 rotuladores

En Optimus deberemos ser el jugador que más puntos consiga al final de las rondas que juguemos, y que irá determinado por el número de jugadores que compongan la partida. La mecánica de este roll and write es muy sencilla en cuanto al turno se refiere, pero la optimización de los dados ya no lo será tanto.

En el turno de un jugador, éste tirará los dados de colores y seleccionará uno de ellos. Con ese dado marcará una casilla en la zona del color que toque (más adelante veremos cada zona).

A continuación, coge todos los dados con número inferior y los pone en la zona de la caja que representa una bandeja plateada.

Repite este proceso hasta 3 veces, y cada uno de los 3 dados que ha ido seleccionando, los pone en la zona indicada de su hoja de puntuación Una vez el jugador ha cogido sus 3 dados (o los que haya podido coger en función de los valores escogidos), los demás jugadores pueden usar uno de los dados de la bandeja plateada, solo que ellos no cogen el dado, si no que simplemente lo usan.

Las zonas a marcar de la hoja de puntuación, en función del dado escogido son:

Zona amarilla: cuando un jugador coge un dado amarillo marca el espacio de ese valor en la zona correspondiente. Esta zona puntúa según los puntos que otorguen las columnas que se completen.

Zona azul: cuando un jugador coge el dado azul, tiene la particularidad de que a ese dado debe sumarle el valor de lo que marque el dado blanco, independientemente de donde esté, y luego marcar el resultado en la zona azul. Esta zona puntúa según el número de casillas que se hayan tachado.

Zona verde: cuando un jugador coge el dado verde siempre tiene que cumplirse la condición de la casilla sin tachar más a la izquierda de esa zona. Se puntúa según cuantas casillas se hayan tachado.

Zona naranja: cuando un jugador coge el dado naranja puede hacerlo con cualquier valor, y siempre tachar la casilla vacía más a la izquierda, con la única restricción de que tiene que cumplirse la condición de la casilla. Esta zona puntúa sumando todos los valores apuntados

Zona morada: para coger el dado morado, el valor de éste tiene que cumplir la condición que marque la casilla vacía más a la izquierda, que es que el nuevo valor tiene que ser mayor que el anterior. Hay que tener en cuenta que del 6 puede pasar a cualquier otro valor. Esta zona puntúa sumando todos los valores apuntados.

Si un jugador coge el dado blanco, éste actúa de comodín y se puede poner en cualquier zona, con la condición de que si se utiliza para la zona azul, el valor que se tacha es la suma del dado blanco y del dado azul.

Muchas de las casillas dan unas bonificaciones o bien al rellenar esa casilla o bien al completar una fila o columna. Esto hará que podamos hacer combinaciones para marcar casillas extra o sumar puntos de más.

Además, tanto en algunos bonificados como al inicio de determinadas rondas, los jugadores activos podrán acumular tiradas extra de dados o dados adicionales para usar.

Finalmente, cada zorro marcado otorga tantos puntos como el menor valor obtenido en una zona. Si ese valor es 0, los zorros no darían ningún punto.

Al final, el que más puntos tenga, gana la partida.

Opinión del juego:

Optimus es un juego con mecánica de Roll and Write, y sabemos que, en el momento en que se está escribiendo esta reseña, es una mecánica muy usada. Parece que han salido una cantidad tremenda de este tipo de juegos. Así pues, ¿qué tiene este juego en especial?

Pues no sabría decirlo, pero considerando que es un reglamento que se explica en 3 minutos y se empieza a jugar y que los jugadores siempre van haciendo cosas aunque no sea su turno, puede que sean unos de los motivos por los que este juego ha triunfado muy por encima de otros títulos.

Y creo que este es un punto muy importante: que todos los jugadores, sean activos o no en un turno, van marcando casillas porque tienen la posibilidad de escoger dados. Algo que parece tan sencillo, hace que tengas en mente el escoger unos dados cuando juegas como jugador activo porque te vaya bien, o para no dejarle al resto unos dados que les puedan beneficiar.

El juego trae un libreto de hojas de puntuación muy grande como viene siendo normal, lo que hace que sea muy complicado acabárselo en poco tiempo. Pero si que es verdad que nosotros hemos cogido 4 de ellos y los hemos plastificado para no gastar el libreto y poder luego borrar para volverlos a utilizar. Algo que, si me permitís, es una idea genial.

Un título que va a enganchar a todo tipo de jugadores, sean expertos o no, y que funciona con todas las edades. Gana con las partidas porque a pesar del azar, permite que los jugadores puedan ir modificando su estrategia conforme las tiradas se van sucediendo, y nunca da sensación de quedarse sin hacer nada, porque aunque eso pueda pasar porque los dados tienen valores que no puedan usar, el juego tiene un método de compensación para escoger siempre un dado.

Un gran juego en caja pequeña, con tensión baja, pero que se disfruta en sesiones relajadas. Y desde aquí, lo recomendamos encarecidamente.

Nos vemos en la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.