Hoy descubrimos… Troia

La ciudad lleva sitiada mucho tiempo. Tanto que no recordamos cuando empezó, pero lo que si sabemos es que tantos unos como otros tienen que aguantar todo lo posible para que el otro bando no pueda conseguir su objetivo. Va a ser una lucha encarnizada, pero es que la princesa no puede seguir siendo captora de los troyanos. Hoy descubrimos… Troia.

Autor: Eloi Pujadas

Arte: Alba Aragón

Editorial: GDM Games

Contenido de la caja:

  • 54 cartas de ofrendas (27 para cada pueblo
  • 6 fichas de dioses
  • 6 fichas de héroes
  • 6 peanas para los héroes
  • 1 ficha de Héctor / Paris
  • 1 fichas de Cornucopia
  • 1 tablero

En Troia uno de los jugadores encarnará a los griegos, cuyo objetivo es completar el caballo de Troya, y el jugador que lleve a los troyanos debe hacer avanzar la ficha de Hector / París 4 espacios.

Empezando por los griegos, cada jugador realizará su turno, que consiste en ofrendar cartas a los Dioses (jugar cartas) o robar 2 de ellas del mazo.

1.- Ofrendar cartas a los Dioses.

Para que un jugador pueda obtener el favor de los Dioses, deberá descartar un número igual o superior de ofrendas que marque la casilla del Olimpo donde se encuentre

Uno de los requisitos que hay que cumplir obligatoriamente es que por lo menos una de las cartas de ofrenda coincida con el símbolo del Dios del que queremos recibir el favor.

2.- Mover el Dios en el Olimpo

Una vez el Dios ha recibido la ofrenda, el jugador lo moverá hacia el principio de la fila, que será el más cercano a él, y todos los demás dioses se verán desplazados para ocupar ese lugar vacío. Esto hará que los valores de las ofrendas de los Dioses vayan alterándose, quedando como más «caro» el que acaban de utilizar.

3.- Mover al héroe relacionado

Cada uno de los héroes está relacionado con un tipo de ofrenda, y moveremos solo aquel que coincida en símbolo con el Dios al que acabamos de agasajar. Hay dos tipos de símbolo: el grande representa el lado que nosotros tenemos que hacer coincidir, y el pequeño es el tipo de símbolo que ve el otro jugador por el lado contrario al héroe.

Si la ofrenda que hicimos solo contiene símbolos que ansiaba el Dios, moveremos al héroe 2 casillas hacia nuestro oponente. Pero si por el contrario hicimos una ofrenda mixta, solo lo moveremos uno.

4.- Activar el poder especial del Dios

Cada Dios tiene un poder especial que se activa al momento. Estos poderes vienen explicados en el anexo del reglamento y permiten que cada uno pueda realizar una bonificación especial para el jugador que los ha activado.

5.- Construir el caballo o Mover la ficha

Si al final de su turno, el jugador tiene a 2 héroes en la zona de protección del jugador contrario, éste hace una cosa u otra en función de la facción que lleve.

– Griegos: debe descartar una de las cartas de su mano para construir una de las partes del caballo de Troya.

– Troyanos: mueve un espacio la pieza del tablero en dirección al oponente.

A continuación, estos 2 héroes vuelven a la zona central del tablero.

El final de la partida se puede desencadenar por 3 razonas. O bien los Griegos han conseguido las 4 piezas del caballo de Troya, o bien los Troyanos han conseguido llevar la ficha hasta el último lugar que es la zona de defensa de los Griegos, o si uno de los dos mazos de cartas se agotan.

En este caso, se compara quién ha avanzado más en su objetivo y se proclama vencedor de la partida.

Opinión del juego:

Troia es un título para dos jugadores que nos va a sumir en un constante combate directo donde deberemos tomar en gran consideración que carta jugar para ofrendar y que tipo de ofrenda estamos haciendo para no perder ni un solo turno, ya que en ello puede ir realmente la partida.

Una de las cosas que más nos ha llamado la atención del juego es como mediante un hilo conductor de simbología, tenemos que tener en cuenta que Dios vamos a activar, y por ende que héroe vamos a mover, lo que resultará además en un tipo de bonificación u otra que nos va a dar el Dios en cuestión. Y parece tarea sencilla, pero optimizarlo no lo es.

A ver, no quiero decir que sea un estrujacerebros, pero los jugadores de Troia no irán buscando eso, con lo cual, el juego cumple perfectamente lo que propone. Un diez por la gestión rápida y ágil de cartas, de las mecánicas de movimiento y de los objetivos asimétricos de ambos bandos, además de que ofrece gran variedad en las partidas porque siempre elegiremos al azar 6 de los 12 Dioses disponibles. Parece que Eloi lo ha vuelto a hacer, y nosotros estamos encantados de que se mueva genial en este tipo de títulos.

Volvemos a tener un juego en caja pequeña cuadrada a la que nos tiene acostumbrados GDM, y eso hace que pueda contener el precio de manera correcta, con una producción muy adecuada a ese precio y con unos resultados agradables. Lo que no me gusta tanto es el uso de esas peanas que hacen que sea muy complicado meter la loseta de héroe y no poder evitar que siempre una pequeña muesca aparezca al montarla.

Juego de reglas sencillas, duración corta y que nos va a mantener entretenidos durante un ratito.

Nos vemos en la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.