Hoy descubrimos… Bruxelles 1897

Finales del Siglo XIX. La comunidad del arte está pendiente de lo que acontece en Bruselas. Lo más granado del «Art Nouveau» se pasea por las calles de la capital Belga, y como arquitecto, no quieres perder la oportunidad de ser reconocido mundialmente, así que es momento de pisar fuerte y enseñar tu arte al mundo. Hoy descubrimos… Bruxelles 1897.

Autor: Etienne Espreman

Arte: Vincent Joassin

Editorial: GDM Games

Contenido de la caja:

  • 1 tablero
  • 4 cartas de bono
  • 1 carta de prisión
  • 3 cartas de Bruselas
  • 16 marcadores (4 de cada color)
  • 1 marcador de ronda
  • 1 carta de primer jugador
  • 28 cartas de arquitecto (7 de cada color)
  • 12 cartas de obra de arte
  • 23 cartas de moneda
  • 12 cartas de material
  • 16 cartas de casa
  • 19 cartas de noble
  • 1 carta de Expo

En Bruxelles 1897 tendremos la tarea de participar en el Art Nouveau de la época exponiendo y vendiendo nuestras obras, mientras vamos ejecutando acciones por las diferentes cartas. El juego se juega en 4 rondas, al final de las cuales, el que tenga más puntos de victoria será el mejor arquitecto de la época.

Las rondas se conforman cada una de 3 fases:

1.- Fase de Preparación

Esta es básicamente una fase de mantenimiento que llevaremos a cabo a partir de la segunda ronda, ya que evidentemente en la primera contamos con el setup de la partida.

2.- Fase de Acciones

Durante esta fase usaremos nuestras cartas de arquitecto para realizar acciones en el área de Art Nouveau o en el Área de Bruselas.

Si hacemos una acción en el área de Art Nouveau, cogemos una de nuestras cartas de arquitecto y la cambiamos por la carta de la que queramos hacer la acción, pagando eso si, el coste indicado en la cara de la carta de arquitecto que hayamos puesto.

Las acciones que podemos realizar son:

– Creación: la carta es una obra de arte que podrás utilizar más tarde para hacer la acción vender.

– Venta: descartando de una obra de arte, ganas el dinero indicado en la carta de venta.

– Suministro: esta carta es necesaria para hacer la acción de construir.

– Construir: para poder construir esta carta necesitas poder pagar las cartas de materiales que indica.

– Influencia: Cada carta de noble tiene un efecto que podrás utilizar solo una vez por ronda.

– Exposición: permite que todos los jugadores vayan eligiendo obras de arte de las que tienen compradas por orden de turno. Cada uno gana 2 PV siempre y cuando sea una carta que no haya sido ya elegida, y que sea de un color todavía no elegido.

Si hacemos una acción en el área de Bruselas, pondremos cartas de arquitecto en la carta de Bruselas de la que queramos hacer la acción, pero teniendo en cuenta que tendremos que poner siempre una carta de arquitecto más que el número de cartas que haya puesto un jugador previamente. No importa el valor.

Las acciones son:

– Bolsa: cobra 5 monedas

– Ayuntamiento: permite ejecutar las acciones de los nobles que tengas, y podrás activar tantos como indique tu posición en el  marcador de Nobleza.

– Parque Cincuentenario: permite realizar una carta en la zona de Art Nouveau a tu elección, excepto la carta de Exposición.

– Pasar: el primer jugador en pasar recibe 3 monedas, y los restantes 1 moneda.

3.- Fase de Mayorías

En esta fase de determinan 3 tipos de mayorías: por Columnas, por Escudos de Armas, y por Bruselas.

– Columnas: se evalúa que jugador tiene el valor más alto en cartas de arquitecto en cada columna. El ganador o ganadores (en caso de empate), reciben la bonificación que otorgue la carta ubicada justo debajo de esa columna.

– Escudos de Armas: las cartas de arquitecto en el área e Art Nouveau forman escudos de armas entre su con sus esquinas. El jugador que más cartas de arquitecto tenga en la confección de un escudo completo, sumará tantos puntos como indique su marcador de nobleza. Se evalúan todos los escudos completos.

– Bruselas: el jugador con más cartas de arquitecto en este área, debe colocar una de ellas bajo la carta de prisión y no la tendrá disponible..

Una vez jugadas las 4 rondas, y después de la fase de conteos de puntuación, el jugador que tenga más puntos se convierte en el ganador de la partida y en el mayor representante del arte de la época.

Opinión del juego:

Bruxelles 1897 nos presenta una reimplementación en cartas de su hermano mayor Bruxelles 1893, en el que deberemos jugar básicamente cartas de arquitecto e ir realizando acciones en las diferentes zonas disponibles para ello. Cabe destacar que a mi Bruxelles 1893 es un juego que me gusta mucho, entre otras cosas, porque utiliza una mecánica muy peculiar para seccionar el tablero en un momento determinado de la partida, así que la manera de abordar este juego ha estado de alguna manera «influenciada».

Y es que Bruselas 1897 hace muy bien lo que dice que va a hacer, que es reimplementar un juego con unas cartas cambiando mecánicas de juego e introduciendo el tema de las mayorías con aspectos como las esquinas de las cartas de arquitecto. Si, este es un ejemplo de todo lo que hay que tener en cuenta a la hora de hacer acciones durante la partida.

No es un juego con poca profundidad, porque todo en el juego tiene su valor. El jugador que más cartas juegue en el área de Art Nouveau, tiene más posibilidades de llevarse el gato al agua en la mayoría de escudos, y esos puntos extra vienen muy bien. Pero claro, las acciones en el área de Bruselas son muy jugosas e incitan a que uses más y más cartas de arquitectos para ejecutarlas, lo que repercutirá en que si tenemos la mayoría, perderemos una al final de la ronda por irse a la cárcel.

Van a faltar siempre cartas para hacer acciones, para ganar una mayoría y para conseguir arañar esa moneda que hace falta para pagar un arquitecto que poner y poder llevarte esa obra de arte que hace falta y poder preveer lo que podrías ganar en la siguiente carta de Expo. Por supuesto que van a faltar cartas de arquitectos, pero es que ahí está la tensión del juego, en tener que decidir a dónde vas a ir y mirar muy bien tus posibilidades para medir tus decisiones.

En definitiva, un juego que nos ha gusta mucho, que puede abrumar al principio por el manual o por los conceptos, pero que entender es extremadamente sencillo y se explica en 10 minutos. Un juego en caja pequeña que es muy transportable y puedes llevarte a cualquier sitio, pero cuidado, no es un juego de cafetería, porque la necesidad de espacio en mesa por la cantidad de cartas es grande. Vale mucho la pena que lo probéis.

Nos vemos en la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.